29/02/2020
CERRAR

EN VIVO
Estado del Puente
Ampliar

Carlos Vignolo volvió al gabinete y avanza un nuevo Pacto Correntino

El ahora extitular del Plan Belgrano juró ayer nuevamente como secretario general de la Gobernación. Lo hizo apostando a la línea que plantea Gustavo Valdés, centrada en “el desarrollo, la modernización y la inclusión de los que menos tienen”.


El radical Carlos Vignolo asumió ayer como secretario general de la Gobernación, cargo al que vuelve después de haber ejercido la titularidad de la Unidad Plan Belgrano durante el gobierno de Mauricio Macri.
El gobernador Gustavo Valdés le tomó juramento, en un acto desarrollado en el Salón Amarillo de la Casa de Gobierno, del que participó el ahora diputado provincial Juan Carlos Álvarez, quien hasta este martes ocupaba la Secretaría General de la Gobernación.
Vignolo, dirigente radical de amplia trayectoria, asumió el cargo con la mira puesta en avanzar en un nuevo Pacto Correntino para el Crecimiento y Desarrollo Social.
Tras la jura, el gobernador Valdés, dirigiéndose a Vignolo, le dijo: “Sos una excelente persona, que ama la camiseta que usa, que cualquiera lo quiere tener en su equipo y tenés muchísimo por delante. Estoy seguro de que cada uno de tus objetivos los vas a estar cumpliendo y te vamos a apoyar para que lox logres”. 
Luego, expresó su reconocimiento al flamante funcionario. “Sé que vas a desempeñar este cargo con lealtad, fidelidad, compromiso, poniéndote todo el gobierno al hombro”, le dijo el mandatario provincial.  
“Tenemos una impronta de trabajo muy fuerte, tenés experiencia, militamos en la Juventud Radical, fuiste ministro de Educación, intendente de la Capital, supimos trabajar juntos con lealtad y con buen entendimiento siempre, de frente, con sinceridad”, recordó Valdés sobre la trayectoria de Vignolo hasta antes de ser secretario general de la Gobernación desde 2009 a 2017.
“Ahora es necesario que nos ayudes. Sé que vas a desempeñar este cargo con lealtad, fidelidad, compromiso, poniéndote todo el gobierno al hombro, ya que no escapamos a los problemas y esa es una gran virtud”, valoró.
“Vamos a poner todo el esfuerzo y el compromiso que la gente necesita para seguir afirmando el trabajo y los valores que el gobernador Valdés plantea ante la ciudadanía y apuntalar los ejes de su gestión, que tienen que ver con el desarrollo, la modernización y la inclusión de los que menos tienen”, dijo el flamante funcionario. 
Comentó que, en primer lugar, tomará contacto con la parte administrativa de la cartera y luego, definirá una agenda política, con un cronograma de trabajo que permita avanzar en un plan estratégico participativo, con vistas a la “firma de un nuevo Pacto Correntino para el Crecimiento y Desarrollo Social, a partir de la revisión de lo firmado en 2013. Nos vamos a fijar nuevas metas de trabajo”, dijo, en declaraciones a la prensa.
“El desafío es importante, tenemos un equipo de gobierno que funciona muy bien, que cuenta con el apoyo de la ciudadanía y vamos a aportar nuestro grano de arena a esa misión”, aseguró. 

Importancia de la propuesta

En junio pasado, el gobernador ya se había referido a la “necesidad” de avanzar en un nuevo pacto de Crecimiento, que en definitiva es una estrategia de visión de crecimiento mancomunada. “Hay que priorizar una construcción inteligente, con ideas políticas claras, de producción y desarrollo”, dijo Valdés a mediados de año. 
Valdés ya se había referido al Pacto Correntino para el Crecimiento Económico y el Desarrollo Social, que se firmó en 2013, en la conferencia de prensa que ofreció en la Casa de Gobierno, tras su regreso de China. “Hay que trazar una agenda hacia 10 años, porque también está venciendo el Pacto Correntino. Hay que incorporar a China en la agenda”, dijo.
“Queremos desarrollar Corrientes, y los que quieran seguir ese camino, que se sumen a ECO”, aseguró el gobernador y marcó la importancia de “mejorar la calidad  de las instituciones” y de tener “una visión clara de la provincia para gobernar”.
El Pacto Correntino para el Crecimiento y Desarrollo Social, dentro del Plan Estratégico Participativo (PEP 2021), como lo indica su nombre, tiene fecha de caducidad, en poco más de un año. Ahí radica la importancia que propone el gobernador, de fijar nuevas metas de crecimiento.