16/09/2019

Volvió a llover en Itatí y crece el número de afectados


En Itatí, volvió a llover en la noche de este lunes tras los 270 mm de agua caída el domingo en unas 10 horas y la situación en el departamento se complica. Otras tres familias debieron ser evacuadas en la zona rural, confirmó el director de Defensa Civil de la Provincia, Eulogio Márquez.
Son ocho las familias evacuadas en la capilla San Blas del paraje La Palmira, tres más en el paraje Abra, que están alojadas en la escuela, y una importante cantidad de afectados que se negaron a salir de sus casas, confirmó el funcionario en declaraciones a Sudamericana
El intendente de Itatí, Germán Fernández, dijo este martes que la situación en la localidad por las lluvias “es muy compleja” y advirtió que “se está desmoronando un puente que cruza en la ruta 12 en zona de La Palmira”. 
“El paraje Guayú está aislado”, añadió. “No cesan las precipitaciones y la tierra no tiene capacidad de absorción. Varios parajes que están totalmente anegados”, dijo. 
Son unas 300 familias afectadas y asistidas en el departamento. “Se suma a la emergencia la situación del paraje Abra”, precisó el jefe comunal en diálogo con La Dos.
“Ayer pudimos recorrer algunos parajes de la zona rural y hoy amanecimos más complicados porque el suelo perdió la capacidad de absorber el agua y se complica más aún”, consideró Fernández, que estimó que llovieron unos 500 mm en la zona en los últimos días.
“Son 150 familias las que son asistidas en zona rural y algunas urbanas”, dijo y aseguró que la Provincia envía ayuda para los damnificados y que el gobernador Gustavo Valdés “se puso a disposición” y “se comprometió” con “maquinaria pesada para poder evacuar el agua hacia el río”.
“Lo que le preocupa al gobernador es la situación en la zona rural y en los barrios. Le dije que las cunetas están cargadas, que los cauces de agua de los arroyos están complicados y hay un puente que pasa por paraje La Palmira que está complicado, sobre ruta 12, empezó a desmoronarse”, comentó.
Fernández dijo que el paraje Guayú, donde hay 35 familias afectadas, “quedó totalmente aislado. Se puede pasar a caballo o caminando, porque [el camino] no soporta ningún tipo de vehículo y cerramos ese acceso”.