04/12/2020

​“Negro” Rojas, el narco que tenía en la mira a correntinos



Tras el golpe de la Gendarmería Nacional que significó mediante 12 allanamientos el pasado lunes prácticamente la desarticulación de una suerte de franquicia argentina del PCC brasilero, uno de los dos principales carteles de la droga de ese país, se conocieron más detalles sobre el accionar de quien sería el líder de la organización en formación, el Primer Comando de la Frontera, René Fabián “Negro” Rojas, quien seguía dirigiendo el tráfico de drogas desde el penal de Ezeiza donde está alojado, y quien podría haber tenido en sus planes a correntinos por lo que se desprende de conversaciones telefónicas que le fueron interceptadas desde su lugar de detención.
La banda liderada por Rojas, acusado de narcotráfico y al menos tres homicidios ligados al negocio narco, fue desarticulada luego de la detención de varios de sus hombres y la intercepción de importantes cargamentos de droga, en una serie de 12 allanamientos en Misiones y Buenos Aires.
Para la Justicia Federal argentina, está claro que Rojas intentaba fundar la franquicia argentina del Primer Comando Capital (PCC),  la temible organización nacida en las cárceles de San Pablo y que maneja el tráfico de armas y drogas, con asesinatos por encargo en todo Brasil, país en el que tendría una organización de alrededor de 30 mil miembros activos y entre 500 y 900 en Paraguay.
El objetivo de “Negro” Rojas era crear el PCF, lo que queda claro en las escuchas telefónicas captadas mientras hablaba con su esposa Tamara Judith Maciel, de 24 años, también detenida este lunes y parte fundamental de la banda y de los nexos con la organización del Brasil.
"Se van a arrepentir de haber nacido. No saben lo que les tengo preparado a todos ustedes. Ustedes saben lo que estoy diciendo, la sigla PCF. Graben bien porque lo van a marcar para toda la vida, el resto de su corta vida (....) No tienen idea ustedes son los que me crearon", grita Rojas a los investigadores que lo escuchan. Y se ensaña con el juez federal de Eldorado, Miguel Angel Guerrero: "A ver si sos tan guerrero como dice tu apellido, jueces hijo de mil puta que siempre se rie de (inaudible) esos correntinos que va a entrar, juez nuevo también ( ...). Vas a ver cuando empiecen a caer como moscas", dice en una parte del dialogo Rojas dejando en claro que tenía en la mira también a una o más personas de Corrientes.
Rojas siempre hizo alarde de su fama, al punto de que en una pared de su pabellón pintó la letra de una canción en portugués que habla de la creación del PCF y no negó nunca ser un narcotraficante, aunque negó los homicidios.
Los investigadores referencias indirectas al PCC a través de Bala Na Cara, la organización con la que Rojas negociaba cargamentos de droga que triangulaba con Paraguay y Brasil, negocios que organizaba desde la cárcel de Ezeiza donde usaba dos teléfonos que fueron fundamentales para interceptarle los cinco cargamentos de drogas que se le imputan en una causa del juzgado federal de Posadas.
Entre las escuchas captadas, se destaca otra en la que amenaza a uno de sus secuaces al que le dio 27 mil dólares para comprar un camión que no era entregada. "Se va a pudrir todo loco, se va a pudrir todo mal, dame mi plata si no mañana voy a ir a levantar, te juro, no quiero hablar pavadas: te levanto a tu vieja, a la secretaria ahí del local, a tu vieja, a tu hija, todo", le dice en un mensaje de voz desde la cárcel de Ezeiza.
Haciendo gala de su fama, Rojas, nacido en Puerto Iguazú y criado en un ambiente muy humilde, remata la amenaza tratando de darle más claridad: "Conmigo no te vas a manejar así ni a palos, porque yo me chiflo y te mando matar hasta el perro ¿me entendés?".
Néstor Fabián “El Negro” Rojas, junto al paraguayo Julio Luis Morínigo, está acusado en Misiones por el doble homicidio de Sebastián Vega y Rodrigo Ibarra, ocurrido en diciembre del 2015. Según el expediente judicial, la noche del miércoles 16 y la madrugada del jueves 17 de diciembre de 2015, Vega e Ibarra fueron invitados bajo engaños a ser parte de un supuesto negocio relacionado al tráfico de drogas. Buscaba vengarse de un cargamento de drogas perdido en Corrientes y lo hizo acribillándolos a balazos.
Desde del doble homicidio desapareció, hasta que fue localizado a principios de agosto de 2018, cuando apareció en la filmación de un supermercado en compañía de un mecánico de Gobernador Roca que horas después aparecería ejecutado de tres balazos. Aldo Cantero, se llamaba la víctima, era mecánico y se encargaba de fabricar dobles fondos en vehículos que luego eran cargados con marihuana. En el fondo de su casa y enterrado, fue hallado un cargamento de casi dos toneladas de marihuana.
Rojas aseguró que “odia la mentira”, y no dudó en aceptar notas con medios periodísticos de Misiones ante los que insistió en que es inocente, que no mató a nadie y que tampoco tiene recursos para ordenar hacerlo. Pero también remarcó que cuando tuvo que poner dinero para no caer preso lo hizo. Que traficó drogas y que aprovechó “la fama” mediática para cobrar deudas. Que de niño no tuvo chances en Puerto Iguazú y de la extrema pobreza y la cárcel sólo aprendió la “manera fácil de hacer guita” en el narcotráfico”.