El estudio binacional data de 2018, pero fue dado a conocer recientemente. Indica la presencia en el cauce de excesos de metales, excremento y plaguicidas. El análisis del agua se inició en las costas de Monte Caseros.