02/02/2023

Hasta después de febrero del 2023 no se esperan lluvias importantes en la región NEA



El resumen de los posibles escenarios hidrológicos en la Cuenca Del Plata durante el período diciembre/22, enero-febrero/23, elaborado por el Instituto Nacional del Agua (INA) señala que, tanto para el litoral argentino como para los grandes ríos de la cuenca del Plata, se esperan lluvias levemente deficitarias o normales. Los datos fueron publicados por el Instituto Correntino del Agua y del Ambiente (ICAA) en su sitio web www.icaa.gov.ar

El resumen del clima señala que tanto para el litoral argentino como para los grandes ríos de la cuenca del Plata se esperan lluvias levemente deficitarias o normales.

La región de El Niño-Oscilación del Sur (ENSO) presentó una fase La Niña durante el trimestre octubre-noviembre-diciembre. La mayoría de los modelos indican que persistan condiciones de La Niña al menos durante el trimestre noviembre-diciembre-enero.

En relación a la hidrología, la bajante del río Paraná, de características extraordinarias por su magnitud y persistencia, comenzó a retornar a condiciones normales, las que no podrían sostenerse en el trimestre de interés, dada la perspectiva climática. Aún sí, se considera baja la probabilidad de retornar a los niveles críticamente bajos observados desde marzo de 2020.

Evolución hidrológica actual y perspectiva

El Río Paraná en el embalse de Yacyretá el caudal entrante en noviembre tuvo un promedio mensual de 15.000 metros cúbicos por segundo, se encuentran 1.100 metros por segundo por encima del promedio de los últimos 25 años para el mes de noviembre.

Durante diciembre se espera que continúe erogando un caudal acotado en el rango de 9.000 metros cúbicos por segundo - 15.000 metros cúbicos por segundo, en aguas por debajo de lo normal dependiendo de las precipitaciones y de las operaciones de las centrales ubicadas aguas arriba. No se esperan precipitaciones significativas para la primera quincena del mes por lo tanto es probable que se mantenga en disminución o bien estable en los valores actuales.

El nivel en Corrientes evolucionó con oscilaciones manteniéndose en acotado descenso durante todo el mes, siendo más intenso durante la segunda quincena en respuesta a la marcada disminución de precipitaciones en toda la cuenca superior y media. En principio, permaneció en rango propio de aguas medias y con el caudal base por encima de los mínimos del año en curso.

Actualmente se observa en fase de descenso, con niveles próximos a 3,30 metros en rango de aguas medias a medias bajas. El promedio mensual en Corrientes: 4,05 metros, resultando 0,62 metros superior al promedio de noviembre desde 1997. De acuerdo a las previsiones meteorológicas y a la operación de embalses emplazados en el tramo superior, continuará descendiendo. Se espera que el caudal base disminuya levemente, con valores en rango de aguas medias-bajas o bajas, y que los valores de punta se sitúen en rango de aguas medias-bajas.

En la escala de Goya el nivel se mantuvo oscilante en descenso durante todo el mes, con caudal base en aumento en rango propio de aguas medias. Actualmente se mantiene en disminución con un nivel próximo a 3,50 metros en aguas medias. El promedio mensual: 4,06 metros permanece levemente superior al promedio mensual de noviembre desde 1997. El mes en curso es probable que continúe disminuyendo, fuertemente sujeto a las precipitaciones que se puedan producir y al derrame desde el tramo superior.

Mientras que el río Uruguay se mantuvo en aguas medias bajas a bajas. Debido a la escasez de precipitaciones observadas durante el mes de noviembre, sobre todo en la segunda quincena de dicho mes, se observó un cuadro generalizado de anomalía negativa de precipitación mensual, en toda la cuenca. En consecuencia, el nivel de los principales almacenamientos superficiales en la cuenca alta evidenció una sostenida disminución (en rango del15% al 40% del almacenamiento útil).