05/12/2022

Una propuesta de reciclado basada en la resiliencia de los canillitas



Las nuevas tecnologías de información o comunicación significan –sin dudas- un gran avance en términos de la aldea global esgrimidos por el canadiense Marshall McLuhan. En 1964, este catedrático enunció el concepto de que los medios de comunicación habían sido capaces de superar cualquier distancia física, acercando a los habitantes de la tierra, haciéndolos próximos, vecinos, convirtiendo a la tierra en una gran aldea global. Postuló que allí, los aldeanos pueden conocer qué hacen, cómo viven y qué dicen otros demás aldeanos de su comunidad o de cualquier lugar del mundo.
 
Esa idea –casi 60 años después-, cobró mayor relevancia con la irrupción de internet, porque saber qué pasa en distintos puntos del planeta está a un clic de distancia desde un teléfono móvil o de una computadora. Pero todo avance, también genera consecuencias o daños colaterales, por decirlo de alguna manera. 
 
Esto se volvió real y palpable para los medios gráficos de distintos puntos del mundo, situación a la que Corrientes por supuesto, no está ajena. Las primeras consecuencias son económicas porque las ventas -en la mayoría de los casos- van en picada y repercuten en mayor o menor medida, en los distintos eslabones de la cadena. Los canillitas o voceadores callejeros de diarios y revistas de la ciudad, son quienes más lo viven en forma cotidiana desde hace un par de años. A este hecho, se le debe sumar los efectos de casi dos años de pandemia del Covid 19 y la consiguiente medida de aislamiento social que trajo aparejada. 
 
Tanto es así que los llevó a estar en un punto crítico porque no podían salir a la calle a vender diarios y, cuando lo pudieron hacer, muchos de los habituales clientes tenían temor de comprar por temor al contagio. 
 
Todo este cuadro de situación, llevó a los integrantes del Sindicato de Canillitas de Corrientes, a replantear qué podían generar como colectivo de trabajadores ante este complejo cuadro de situación. Así surgió la propuesta de conformar una cooperativa que tuviera a su cargo el reciclado de residuos electrónicos. 
 
Quintaesencia tuvo la oportunidad de charlar con más de una veintena de sus integrantes, quienes compartieron algunas de sus vivencias laborales de los últimos años, como también las expectativas que abrigan sobre este proyecto. 

Para seguir leyendo, clic aquí:
Una propuesta de reciclado basada en la resiliencia de los canillitas