18/09/2021

Comunicación del futuro: De la imaginación a la realidad



Por Marina Guerrier

¿Cuántos de los dispositivos de comunicación que autores, cineastas y guionistas imaginaron son una realidad en nuestro presente? ¿Cómo nos comunicaremos en los próximos años? La ciencia ficción se ha esforzado por predecir el futuro y en sus relatos se pueden vislumbrar algunas respuestas.
Una casa de subastas inglesa encontró una colección de dibujos que muestra cómo las personas en la era victoriana pensaban que sería el futuro. Las ilustraciones, que se realizaron hace 120 años, fueron creadas por artistas franceses e incluyen colectivos acuáticos impulsados por ballenas, autos con alas, obreros submarinos y carteros voladores. En 1910 se creía que en el año 2000 los carteros llevarían la correspondencia a bordo de pequeños aviones individuales. La realidad es que la comunicación por carta fue desplazada por servicios de mensajería instantánea, pero empresas de comercio online están experimentando con drones autónomos para realizar el reparto de pedidos, principalmente, en zonas de difícil acceso.
En 1939, la revista estadounidense de ciencia y tecnología Radio Craft imaginó un dispositivo que permitía ver imágenes de forma individual al que llamó “monóculo de televisión'', y resulta muy similar a los actuales visores de realidad virtual. Aunque nos resulte una tecnología reciente porque con los videojuegos se introdujo en las casas, el origen de la realidad virtual se remonta a 1836 cuando Charles Wheatstone inventó el estereoscopio. Y en 1968 aparecieron los primeros visores de realidad aumentada.
En Fahrenheit 451, la novela distópica de Ray Bradbury publicada en 1953 y llevada al cine por François Truffaut en 1966, el cineasta francés imaginó una sociedad donde la felicidad se obtiene a través de la pantalla de una televisión interactiva. En la actualidad, la interacción también está mediada por la pantalla de un teléfono celular o computadora.
En 1989, la segunda película de la trilogía Volver al Futuro, en la que Marty McFly y el científico Doc Emmet Brown viajan al año 2015, fue capaz de predecir algunos fenómenos que terminaron sucediendo. Por ejemplo, en una escena icónica los miembros de la familia dan órdenes a los electrodomésticos inteligentes, como si se tratasen de una vieja versión de los actuales asistentes virtuales. Al mismo tiempo, Marty mantiene una videollamada con su jefe, una situación muy frecuente en la actualidad.
En Dick Tracy, una película estadounidense de acción y comedia que se estrenó en 1990 y se basó en una historieta del personaje homónimo, su protagonista usa un reloj que podría equipararse con los actuales smartwatchs. El reloj de Dick Tracy se convirtió en un icono, 70 años después de su primera aparición ya cuenta con licencia oficial y se comercializa.

En El Demoledor, una película producida en 1993 pero que transcurre en 2032, la policía descongela a un exagente encarcelado para que capture a su antiguo enemigo. La trama incluye autos autónomos como parte del escenario futurista, vehículos sin conductores que son activados por voz y funcionan con una especie de sistema de localización global similar al GPS.
Muchos años antes, en Star Trek, una serie cuyo primer episodio se estrenó en 1966, el Capitán Kirk y la tripulación del USS Enterprise que viaja por el universo para explorar nuevos mundos, ya habían utilizado un dispositivo similar al GPS. Además, muestran otras innovaciones tecnológicas que forman parte de nuestro presente como el teléfono celular, la memoria USB, los auriculares y tecnologías similares al bluetooth.
Finalmente, en2001 Odisea del Espacio, una película de 1968 en la que la supercomputadora HAL 9000, guía a un equipo de tres astronautas para descubrir los orígenes de la humanidad, Bowman y Poole ven un noticiero a través de una pantalla mientras comen. La Newspad se asemeja a las tablets que se utilizan en estos días.
Actualmente, series de ciencia ficción como Years and Years y Black Mirror proyectan un futuro cercano atravesado por la tecnología y proponen novedosos dispositivos de comunicación. Desde personas reales corporizadas en objetos hasta hologramas que modifican radicalmente el concepto de distancia, física y emocional.
La realidad virtual y la tecnología de hologramas aplicadas al ámbito familiar podrían, por ejemplo, hacer que las familias no necesiten estar físicamente juntas, y también volver presentes a seres queridos después de fallecer. Incluso, permitirían componer una mejor versión de ellos y hasta inventar nuevos familiares.
En el terreno de la comunicación, abundan los avances para crear un lenguaje universal. Google implementó un sistema de traducción instantánea en la navegación de Internet. ¿Pero será posible durante una videollamada entender de manera simultánea a los participantes hablando distintas lenguas? Google está desarrollando un proyecto de traducción simultánea, una especie de Torre de Babel de última generación. Y en simultáneo, Amazon avanza en un proyecto que permitiría comunicarnos con otras especies.