08/03/2021

​Alberto Fernández justificó la vacunación a funcionarios: “No hay un delito por adelantarse en la fila”



“Terminemos con la payasada, no hay un delito por adelantarse en la fila” la frase, por sorprendente que parezca lo dijo un presidente, el argentino, Alberto Fernández, quien viajó a México para reunirse con el presidente López Obrador y se refirió al escándalo de las vacunas VIP, un escándalo que parece no poder sofocarse desde los despachos de la Casa Rosada.
Fernández desde México apuntó contra la Justicia: “Siempre he planteado que el tema de las vacunas es muy sensible. El riesgo es que lo terminemos politizando y haciendo lo que nadie quiere hacer”, dijo tratando de desviar responsabilidades. Y agrego: “En circunstancias irregulares se vacunó un grupo de alrededor de 70 personas. El concepto de irregular es un dato a revisar, porque entre ellas había personas que estratégicamente debían vacunarse”.
“Cuando yo tomé nota de lo que había pasado reaccioné y perdí a un ministro. El hecho es lo suficientemente grave para la salida de Ginés, pero terminemos con la payasada. Yo le pido a los fiscales y a los jueces que hagan lo que deben. No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga que será castigado el que vacuna a otro que se adelantó en la fila; no existe ese delito“, destacó Alberto Fernández quien de esta manera naturalizó la avivada criolla a todas luces inmoral.
Por su parte el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, defendió la vacunación contra el coronarivus del Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, y de su esposa, al afirmar que el funcionario es "personal estratégico", aunque no hizo alusión a que se lo hizo aparecer como personal de la salud.
Cafiero descartó de plano la posibilidad de que se le vaya a pedir la renuncia a Zanini y justificó la vacunación de muchos de los que recibieron la inoculación en el Ministerio de Salud Pública donde hoy manda Carla Vizzoti, quien siempre negó la existencia del vacunatorio VIP aunque se supo hoy que dos de sus más estrechos colaboradores la han recibido.
Mientras que el ex presidente Eduardo Duhalde, también vacunado junto a su esposa, aseguró este martes que “Yo no gestioné nada, el que tiene que dar explicaciones es el Gobierno”, se supo que en algunos distritos de la Provincia de Buenos Aires apenas se vacuno al 23% del personal sanitario y se conoció también que uno de los vacunados es un primo del gobernador Axel Kicillof, quien no supera los 30 años e integra el equipo de comunicación de la gobernación bonaerense.