21/10/2021

​La explosión de una caldera se cobró una vida en un frigorífico en Curuzú



Un obrero de 23 años perdió la vida al ser alcanzado por la explosión de una caldera en un frigorífico de Curuzú Cuatiá ubicado sobre la Ruta Provincial 126. Hasta el momento se desconocen las causas de la explosión aunque obreros del lugar, y familiares del joven fallecido, aseguran que esta presentaba desperfectos desde hace algún tiempo.
El trágico hecho sucedió alrededor de las 16.20 de este lunes en una planta cárnica y de barracas ubicadas sobre RP N° 126 al Sur de Curuzú Cuatiá propiedad de la familia Duhalde. El obrero fallecido fue identificado como Sergio Joel Rodríguez de 23 años de edad quien fue alcanzado por la explosión de una caldera que se utilizaba para el disecado de alimentos de animales como así mismo otras actividades propias del frigorífico, ubicada en la parte de galpones del predio.
De acuerdo al relato de algunos empleados de la empresa, la madre de Joel fue avisada por un compañero de trabajo mediante una llamada telefónica en la que le dijo que su hijo había tenido un accidente laboral. Al llegar al lugar, uno de los dueños de la empresa se acercó a la mujer para darle los pésames.
El cuerpo del joven obrero fallecido fue trasladado en un utilitario Fiorino, propiedad de la Municipalidad de Curuzú Cuatiá, que ingresó al predio en compañía de un efectivo policial.
Momentos de tensión se generaron en la morgue del Hospital local cuando los familiares llegaron y consultaron por el cuerpo del joven, y se le comunicó que no tenían noticias al respecto, aun cuando una de las mujer señaló al policía que traslado el cuerpo en el vehículo municipal: “Te vimos que saliste en la Fiorino de la municipalidad, traías el cuerpo, y ¿ahora no sabés nada, no sabés dónde está?”, fue una de las interrogantes que esgrimieron los familiares ante el efectivo policial, quien confesó “tengo órdenes de no dar información” habría dicho según él relato.
La inhumación se realizó este martes a las 11 de la mañana, sin la presencia de los dueños de la empresa, pero con gran concurrencia de gente, amigos, allegados, familiares y conocidos de Joel  que iniciaron una campaña pidiendo una investigación que lleve Justicia para su muerte.