12/07/2020

​Goya: 14 años de prisión para el asesino de Leandro Escobar


La  Cámara del crimen de Goya condenó este lunes a 14 años de prisión al autor material de la muerte de Leandro Escobar sucedida en octubre del 2019 en Goya durante una discusión por cuestiones de fútbol. Escobar fue asesinado a golpes con un caño galvanizado en una trifulca en la que otro joven resultó con heridas. Un segundo participe de los hechos fue sentenciado a 3 años de prisión efectiva.
Las penas recayeron sobre Cesar “Pipito” Méndez de 35 años y Héctor “Peto” Base de 33. El primero fue el autor de los golpes mortales en la cabeza de Leandro Escobar, quien tenía 25 años cuando fue asesinado en la esquina de  Madariaga y Alem de la ciudad de Goya el 2 de octubre del 2019.
Los jóvenes habían discutido por la eterna rivalidad futbolística, Boca y River, alrededor de las 1 de la mañana de ese fatal día. Otro joven de apellido Peralta de 25 años de edad resultó en aquella ocasión con lesiones leves y durante el juicio se convirtió en uno de los testigos claves de la causa.
Los jueces Julio Duarte, Jorge Carbone y José Luis Acosta hallaron penalmente responsables a Méndez por homicidio simple y a Base por lesiones graves. El primero deberá cumplir 14 años de prisión, mientras que el segundo enfrentará 3 años de cumplimiento efectivo por tener otras causas penales acumuladas.
Tanto los relatos de testigos presenciales, como las pruebas fílmicas de la zona, permitieron establecer que Méndez fue el autor de los golpes con un caño galvanizado sobre la humanidad de Escobar, especialmente en la cabeza. Esas heridas fueron las que determinaron su fallecimiento pese a las atenciones recibidas en el Hospital de Goya primero y en el Hospital Escuela de Corrientes después, donde su vida se apagó a las 19.30 de ese mismo día.
Leandro Escobar, figuraba en la lista de donantes. Su corazón, pulmones, riñones e hígado fueron utilizados para trasplantes en pacientes en distintos lugares del país. El corazón fue al Hospital Italiano de Buenos Aires, el hígado a la Clínica de Nefrología de Santa Fe, un riñón y páncreas al Hospital Privado de Córdoba, y pulmones a la Fundación Favaloro de Buenos Aires.