14/07/2020

​Admitieron que se “desbordó” de invitados una fiesta en Ituzaingó


La difusión de videos en redes sociales de una fiesta que se realizó en una casa de la localidad de Ituzaingó provocó distintas reacciones de sectores de la sociedad. Además, la noticia se publicó ayer en distintos medio gráficos y digitales, entre ellos La República. En las últimas horas se conoció el descargo que hizo el dueño de casa, el exsenador provincial radical Juan José Ayala, admitiendo que había más de 20 jóvenes, entre varones y mujeres en una juntada que organizó su hijo. Enfatizó que  no se hallaba en ese domicilio y, cuando llegó, hizo apagar el equipo musical y persuadió a la concurrencia a retirarse, que lo hizo  sin escándalo. Pidió disculpas por la situación. La Fiscalía de Instrucción de Ituzaingó investiga el hecho.

Juntada de amigos

En la noche del sábado 30 de mayo, el hijo del médico Juan José Ayala, de la localidad de Ituzaingó, organizó un encuentro con amigos en el quincho de una de las viviendas que posee su padre.
El Gobierno provincial anunció el 25 de mayo que se ingresaba a la fase 5 de la cuarentena. Se autorizó, entre otras medidas, reuniones familiares y de amigos de hasta un máximo de 10 asistentes. Pero se advirtió que en caso se surgir contagios de coronavirus se retrocedería en la fase. 

Intervención de la Fiscalía

El fiscal de Instrucción Eugenio Balbastro dijo a la prensa que “la policía actuó de oficio y se reunieron los videos que se difundieron por las redes sociales”.
Agregó que “con ese material se abrió una investigación, constatándose que las imágenes y videos difundidas en redes sociales corresponden a una sola fiesta y se identificó el lugar”.

La explicación

Juan José Ayala, quien fue senador provincial, brindó una explicación. El hombre aparece en uno de los videos sosteniendo un vaso con bebida.
Contó que “esa noche, junto con mi señora, estuve reunido en otro lugar con colegas médicos”.
Recordó que “alrededor de las 2 de la madrugada decidimos volver a casa. En el trayecto le dije a mi señora que pasaríamos por la vivienda donde mi hijo se juntó con unos amigos a compartir unas hamburguesas en el quincho”.
Explicó que “cuando llegamos vimos que había varios chicos y nos quedamos un rato. En un momento escuché música en la planta alta y me fui hasta allí. Comprobé que había varios jóvenes, tal vez más de 20, entre varones y mujeres”.
Indicó que “intenté persuadirlos porque advertí que la situación no era la correcta. Había más personas de lo permitido. Los llamé para hacer el último brindis de la fiesta y recomendé que apaguen la música y que cada uno se retirara a su domicilio. Lo entendieron y cada uno se fue a su casa sin causar desorden”.
Ayala manifestó que “no hay denuncia de vecinos. Pido disculpas por lo que ocurrió. Es algo que no se debe hacer, pero ocurrió. No volverá a suceder”.

Ayala y sus problemas

No es la primera vez que el médico tiene problemas. El 12 de junio de 2005 fue asesinado de cuatro puñaladas Ivan Alexis Kotelchuk (19), un joven dark que se hallaba en la entrada de un boliche situado en la Avenida de Mayo al 900, de la ciudad de Buenos Aires. Esa noche, su hija, María José Ayala (20), se hallaba residiendo en Buenos Aires, donde estudiaba en la UBA. Había concurrido al boliche del barrio porteño de Monserrat cuando estalló la pelea entre el joven dark y un grupo de skinheads (cabezas rapadas). 
María José Ayala fue uno de los testigos directo del crimen. Después del episodio, viajó a Ituzaingó y al avanzar la causa, por orden judicial, la convocaron al Juzgado y, al no encontrarse en el domicilio en Buenos Aires, ordenaron a la Policía Federal buscarla en Ituzaingó y la llevaron para que brinde su testimonio. 
Por otra parte, el sábado 23 de noviembre de 2019, delincuentes ingresaron a la casa del médico Juan José Ayala, situada en el barrio  Belgrano, de Ituzaingó, y sustrajeron alrededor de 3 millones de pesos entre dólares, euros, pesos y alhajas en oro y plata.   Su esposa, María Escobar, radicó la denuncia. Los asaltantes treparon hasta una terraza que les permitió llegar hasta un balcón. Forzaron una ventana y accedieron a las dependencias. Revisaron los muebles y se apoderaron de dinero y elementos de valor. En la madrugada del domingo,  la Policía de Entre Ríos interceptó un VW Voyage en Paso Telégrafo, por ruta nacional Nº 12. Los dos ocupantes del vehículo dijeron que se dirigían a Buenos Aires.  
La actitud llamó la atención de los policías, que los hizo descender, y en la requisa hallaron dinero y joyas. Luego se supo que eran  los elementos sustraídos de la casa de Ayala.