10/07/2020

Jujuy aprobó su protocolo y cinco clubes ya se entrenan

Con normas sanitarias estrictas, los planteles de Gorriti, Sportivo Palermo, Altos Hornos Zapla, Sportivo Rivadavia de El Carmen y Deportivo Luján volvieron a las prácticas.


La pandemia del coronavirus dejó inactivo a cientos de deportistas en el país, y en muchos casos en jaque a instituciones que compiten en certámenes nacionales. La situación, luego de más dos meses de parate comenzó a normalizarse para actividades individuales, mientras que las colectivas, se presumía, tendrían todavía un tiempo para poder retomar.
Pero la provincia de Jujuy, con un cuadro de situación sanitaria “controlado” para el covid-19, decidió que el fútbol debía comenzar. Así, y luego de la elaboración de un extenso y estricto protocolo de medidas preventivas, cinco clubes de la provincia, entre los que se destaca Altos Hornos Zapla que compite en el Torneo Regional Amateur, convocaron a sus planteles para comenzar con los entrenamientos.
El pasado 18 de mayo, los entrenamientos al aire libre volvieron a ser una realidad en la Argentina, y San Salvador de Jujuy fue la primera ciudad donde volvieron las prácticas aeróbicas. El primer club que volvió al trabajo físico fue el Club Gorriti. No solo el fútbol se reanudó en Gorriti, sino también lo hicieron el básquet, el vóley, la gimnasia rítmica, el taekwondo y otros, bajo un estricto plan de seguridad e higiene para evitar los contactos.
Sportivo Palermo volvió a la actividad en sus divisiones Primera y Quinta, y lo propio lo hicieron Sportivo Rivadavia y Deportivo Luján, este el último en reanudar las practicas.
Altos Hornos Zapla, el club de mayor trayectoria nacional entre los que se reactivaron, arrancó con los entrenamientos en sus categorías menores. Los más pequeños tuvieron su actividad física en el mismo estadio bajo un estricto plan de seguridad e higiene.
Para poder concretar el regreso a las prácticas, la Liga Jujeña de Fútbol elaboró un protocolo que fuera luego aprobado por Estado provincial. Así la entidad madre del fútbol jujeño dispuso el “Protocolo de Entrenamiento de Espacios Controlados”.
El mismo, entre sus puntos detalla que “el ingreso y egreso de los deportistas se realizarán por sectores separados y estarán debidamente señalizados”. Además “se respetarán rigurosamente los horarios de ingreso y egreso para evitar aglomeraciones innecesarias”.
Otro punto destacable de la medida es que “cada jugador llegará al predio por sus propios medios, con una antelación de 15 minutos y con la indumentaria de entrenamiento puesta, evitando el uso de vestuarios, debiendo solamente cambiarse el calzado y tendrán asignado un lugar donde dejar sus pertenencias”.
En cuanto a elementos de protección, se indicó que “todos los participantes deberán contar con un barbijo exclusivo para la sesión de entrenamiento, como así también deberá contar con los accesorios para poder limpiarse las manos con mucha frecuencia”. En ese mismo sentido, cada club dispuso una “estación de limpieza de manos al ingreso del predio”.
Además quedó establecido que “los grupos de entrenamientos no serán mayores a 15 participantes y contarán con dos entrenadores que se encargarán de recibir y mantener el distanciamiento entre los deportistas”.
El mismo protocolo prevé además un formato de entrenamiento para los planteles, en el que se destaca la “sectorización de los espacios a usar por cada deportista (para respetar la distancia social)”. De igual forma las sesiones “tendrán un tiempo de entre 60 a 90 minutos de duración”.