12/07/2020

Un concejal mercedeño calificó al santuario del Gauchito Gil como “una villa miseria”


El santuario del Gauchito Gil que se levanta a la vera de la ruta 12, en cercanías la ciudad de Mercedes, es un foco de conflicto por estos días entre quienes pretenden hacer del lugar un espacio de devoción y atractivo turístico para los miles de fieles que llegan hasta el lugar, y quienes hoy tienen “potestad” sobre el espacio.
El propio presidente del Concejo Deliberante mercedeño, Pablo Romero, hizo referencia en los últimos días a la delicada situación por la que atraviesa el santuario del gaucho, afirmando que por esos días es “controlado por una mafia”.
Romero se refirió al espacio de los fieles, y al conflicto en el lugar, en el marco de una charla para el desarrollo turístico. La premisa en ese aspecto es lograr apoyo provincial y nacional para la explotación turística del espacio sobre la ruta Nº 12, algo que no pudo ser encausado por años debido al “manejo comercial” que hay en el santuario.
El presidente del Concejo de Mercedes señaló al respecto que “nosotros estamos teniendo una falencia en el Gaucho Gil, con respecto a la estructura; la marca Gaucho Gil es muy buena, pero todos los años tenemos una disminución de aproximadamente 10 mil personas; han sucedidos cosas y con el pasar de los años han entrado problemas de todo tipo”.
En declaraciones al portal Tu Mercedes, Romero indicó que desde el Municipio se fue potenciando y viendo otras formas de vender al Gaucho Gil.
“Es una discusión que debemos dar como mercedeños para solucionar el Gaucho Gil, hoy en día es una villa miseria ahí adentro y del negocio se apropiaron las mafias”, explicó el concejal, e inmediatamente aclaró que “no se puede convocar a turistas que vengan al santuario, si cuando llegan no consiguen precios justos, un lugar para estacionar, no consiguen prender una vela y ni siquiera una comodidad para tomar un vaso de agua; por eso debemos dar esta discusión para gestionar ante la Provincia y la Nación porque está sobre una ruta nacional y necesitamos que miren hacia acá porque es un lugar donde llegan 200 mil personas y no hay comodidad ni siquiera para 2 mil”.