01/06/2020

​Se juntaron para ir de caza, pero terminaron presos


Cinco jóvenes acordaron juntarse para ir de caza y –si el tiempo lo permitía– tenían previsto tirar la línea en el río.  
Pero la policía los sorprendió y fueron demorados. Enfrentan cargos por infracción a la Ley de Caza y Pesca y por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio para evitar el coronavirus.
En las primeras horas de la tarde del martes, cerca de las 13, una patrulla de la comisaría de la localidad de Felipe Yofre recorría un camino vecinal en prevención del delito.
Al transitar por la zona del paraje Punta Batel, en jurisdicción de Felipe Yofre, observaron a la distancia caminar a un grupo de muchachos que se desplazaban desde la ruta nacional Nº 123 hacia el río Corriente, ingresando al campo de la estancia “Loma paraguaya”.
Los efectivos fueron a constatar y llegaron cuando el grupo de muchachos se preparaban para pescar y otros para ir a cazar en las inmediaciones. 
Los cinco fueron demorados y se secuestraron los elementos que transportaban en mochilas, en las que había bolsas, una red, anzuelos, linternas, cuchillos y productos comestibles.
El grupo se disponía a armar su campamento con la intención de quedarse por varias horas. 
No contaban con habilitación para pesca y caza. Después de los trámites policial y judicial fueron recuperando la libertad. 

Lo derribaron de un empujón para robarle la moto

Dos delincuentes trataron de robarle la moto a un muchacho que trabaja como motomandado. Uno de los malvivientes, que también andaban en moto, bajó y se acercó a su víctima derribándolo de un empujón. Pero el trabajador se repuso rápidamente y enfrentó al asaltante. En esos momentos se acercaba una patrulla policial, lo que provocó la huida de quien estaba en la moto abandonando a su cómplice. El ladrón desistió y se alejó corriendo siendo seguido por el damnificado y la policía, que ya había advertido la situación e intervino. En las cercanías alcanzaron y detuvieron al bandido. Ocurrió en la noche del lunes, cerca de las 21.30, en Chacabuco y Cazadores Correntinos, dijeron ayer fuentes policiales.
El ataque se produjo en momentos en que el motomandado paró por la luz roja del semáforo y los delincuentes aprovecharon la situación. 
El procedimiento estuvo a cargo de efectivos del Grupo Rápido de Intervención Motorizada Nº 2 (GRIM.2). 
El detenido, de apellido Maidana (24), quedó preso en la comisaría 19ª.