17/09/2019

ESPECIAL | “La fecha crea un ámbito de debate, análisis y fortalecimiento de valores”

El aula es el espacio en el que los jóvenes de hoy, en todos los ciclos de enseñanza, toman contacto con la historia y el real significado de lo que se conmemora. “Es clave darle al alumno herramientas para que reflexione” explicó una docente.


La escuela es el ámbito en el que la Revolución de Mayo toma real dimensión, lugar en el que el alumno y el docente logran una suerte de inserción en la historia misma del país, indagando sobre los acontecimientos, generando opinión y hasta entablando nexos entre los hechos del pasado y la actualidad de la Argentina.
Consultada por La República, Mercedes Elizabeth Salazán, docente de 6º año de la Escuela N° 607 “Bernardino Rivadavia”, puso el acento en los objetivos que implica la fecha para el propio educador, a la hora de generar en el alumno el interés y la valorización de la misma. 
“La fecha tiene un significado, es un momento en el que el docente debe aprovechar para fortalecer con el alumno la importancia, la relevancia y el real valor de lo que se forjó el 25 de mayo de 1810”, explicó la docente de 6º año. Al tiempo que agregó que “lograr la atención del alumno, que se interese en el significado de la fecha, permite al docente buscar alternativas de enseñanza, en ese aspecto aprovechamos para hacer teatralizaciones y debates, este último aspecto permite por ejemplo, en un ciclo más elevado, plantear un debate en una mesa entre españoles y criollos, esto sirve para formar la opinión crítica, la reflexión y el análisis del alumno sobre la fecha y su significado”.
Salazan se refirió además a la mutación que sufrió con el correr de los años el abordaje de la fecha en el aula, hoy no tomando el 25 de Mayo como efeméride sino más bien como una oportunidad para la apertura de debate.
“El debate con el alumno, en este caso de 6º, permite trabajar con cuestiones de políticas actuales, hoy la tan mencionada grieta entre los argentinos. Lo chicos pueden ver que ya en aquella época, 1810, saavedristas y morenistas formaban parte de la elección política del argentino, con dos ramas bien diferenciadas”, sostuvo la docente y agregó que “en el trabajo con alumnos de segundo ciclo buscamos que puedan tener la capacidad de generar una opinión crítica y reflexiva sobre la fecha, diferenciar lo que es revolución de independencia”.
En referencia a los “cambios” que se fueron dando en la metodología de enseñanza sobre la fecha, Salazán explicó que “de un tiempo a esta parte se fue tratando de darle más espacios a las Ciencias Sociales, sobre todo a la Historia Argentina, pero el abordaje de la temática tiene que ver siempre con una relación con nuestra realidad, no un abordaje que sea una mera efeméride. Por ejemplo, esta semana se fortalecieron esos aspectos en la enseñanza, son los fundamentos que dieron forma a lo gestado el 25 de Mayo. El trabajo con el alumno incluye además la indagación de palabras clave referentes al acontecimiento, revolución, independencia, democracia y gobierno. Con la proyección de cortos conmemorativos a la fecha, se busca que los alumnos hagan un paralelismo con la actualidad, lo que fue aquella época comparada con la actual, a través de cuadros comparativos y otras herramientas que el docente utiliza”.

Con los más pequeños

El 25 de Mayo debe también adecuarse a las edades, y el trabajo en el aula en los ciclos iniciales demanda que la temática tenga un tratamiento más didáctico, sin dejar de lado el significado de la fecha.
“Con los chicos del primer ciclo el trabajo se orienta más a cuestiones relacionadas con todos los personajes que tuvieron que ver con la Revolución de Mayo. Por ejemplo, los vendedores ambulantes son personajes de la fecha que permiten al docente mostrarle al alumno que cada uno desde su lugar, profesión u oficio, aportó para la gesta de aquella fecha”, indicó la docente.


Salazán destacó puntos relevantes en la enseñanza a la hora de trabajar sobre el 25 de Mayo. “Si bien la fecha tiene un lazo directo con la historia del país, es un momento oportuno para tomar lo que implica la celebración, valores fundamentales a inculcar al niño. Esto no se hace en una clase, es un trabajo del año que se amplía durante la semana previa al 25 de mayo, ahí se hace hincapié en otro valores; la solidaridad, la humildad, la cooperación, la libertad etc.”.

La Semana de Mayo 

La conmemoración del 25 de Mayo comenzó en las aulas ya en el inicio de la semana, y las labores en las mismas tuvieron objetivos que los docentes propusieron al alumnado en cada una de las clases.
En ese sentido, la docente de 6º grado, Mercedes Salazán explicó que se trazaron cuatro ítems sobre los que se abordaron todas las cuestiones referentes a la fecha en el trascurso de las clases de la semana.
Los puntos sobre los que se trabajó fueron:  
“Resignificar la Revolución de Mayo mediante la confrontación y análisis de fuentes primarias y secundarias”. 
“Situar a la Revolución de Mayo como uno de los hitos importantes dentro del proceso de ruptura del orden colonial”. 
“Identificar los actores sociales que protagonizan dicho acontecimiento”.  ”Superar estereotipos vinculados con la enseñanza de la Revolución de Mayo”
“Respetar la opinión y el conocimiento producido por otros”.

La historia, en poesías y vestimentas de la época 

El “tratamiento” de una fecha como la del 25 de Mayo para los más pequeños en la escuela, demanda llevar el primer mensaje de valorización de la Patria, algo que para el docente implica un trabajo “adaptado” a la comprensión de chicos del nivel inicial. 
“Utilizamos la fecha para trabajar básicamente sobre proyectos, es decir abordar la conmemoración desde distintos espacios. Por ejemplo en el espacio de Lengua, abordando textos literarios e informativos, en el área de Sociales, en tanto, se abordan los cambios y continuidades, siempre la temática adaptada a los primeros ciclos, 1º o 2º grado”, explicó a La República Griselda Luque, docente de 2º grado de la Escuela N° 9 “Gustavo Solano Gómez”.
Según indicó la docente, las herramientas para el aprendizaje en ese nivel alternan constantemente, “en el caso de los más chicos, el trabajo implica una adaptación de la historia a sus edades, mostrarles de la manera más práctica los procesos que derivaron en los acontecimientos del 25 de Mayo. La parte fílmica es importante, las poesías y los típicos pregones son herramientas necesarias para que alumnos de los niveles iniciales puedan comprender la historia y el significado de la fecha”.
Finalmente, Luque remarcó que “desde nuestro lugar docente lo que buscamos es que los chicos conozcan qué cambios se fueron dando con el correr del tiempo y qué se mantiene desde aquella época a estos días. En ese sentido se apunta a las costumbres, ya sea comidas o vestimenta, el chico así puede diferenciar cada época”.