23/04/2019

Dos policías resultan heridos al interceptar una camioneta narco

Los efectivos salieron en apoyo de la persecución, que se inició en Itatí y terminó en el barrio Nuevo. Tenía un cargamento de marihuana.


 La persecución de una camioneta que transportaba un cargamento de marihuana terminó con un detenido y dos policías heridos. El hecho ocurrió en la tarde de ayer, en momentos en que en la zona se acercaba un temporal. El detenido sería de apellido Parras, alias Pampero,  vinculado al narco prófugo Luis Gordo Saucedo.
Agentes de la Prefectura Naval Argentina (PNA) comenzaron a seguir desde Itatí a una camioneta  Toyota Hilux blanca. El conductor no obedeció la orden de detenerse y, ante esta situación, pidieron apoyo a la Policía de Corrientes. Una patrulla de la comisaría 21ª se sumó al operativo. La camioneta narco fue interceptada en la zona de la plazoleta del barrio Nuevo. En una arriesgada maniobra, el vehículo policial impactó contra la Toyota Hilux y esta, fuera de control, se estrelló contra un árbol. El conductor quedó detenido. El chofer de la camioneta policial sufrió fractura de muñeca de la mano derecha, en tanto que el otro efectivo resultó con traumatismos leves. Inmediatamente, el lugar fue rodeado por personal de la Prefectura y de la Policía. Desde algunas viviendas se arrojaron cascotes contra los efectivos, por lo que se debió implementar un  dispositivo especial.


Concurrieron al lugar el jefe de la PNA Corrientes y el jefe y subjefe de la Policía provincial. Al cierre de esta edición de La República no se dio a conocer oficialmente la cantidad de marihuana que se transportaba.

Otro operativo

Un vendedor de drogas escapó  ayudado por vecinos, que arrojaron cascotes a los policías. Se secuestró la moto que había abandonado en la persecución. Había allí una bolsa que contenía dosis de marihuana. El procedimiento se realizó ayer, cerca del mediodía, en el barrio Juan de Vera. El maleante, al verse asediado por los policías, chocó con su moto a otro agente de la División Antiarrebato, a quien lo derribó de su moto. 
El delincuente continuó su fuga a pie ingresando por unos pasillos del barrio Sargento Cabral. La tarea policial se dificultó por la agresión que sufrieron con una lluvia de cascotes. Se secuestró la Honda Tornado de 150 c.c. roja y blanca.