19/06/2019

El Plan Ganadero comienza a recoger los primeros frutos del trabajo asociado

A la fecha, y a más de un año de esta nueva metodología, son 58 las empresas integradas en 6 grupos CREA y 30 PG Ñandé, que reúnen a 450 productores, en su mayoría con menos de 200 reses. La tarea integradora continúa.  


Con la nueva modalidad de trabajo en grupos que arrancó el año pasado y tras una intensa tarea previa a campo para detectar las limitantes de la producción ganadera, la conformación de grupos planteada como una estrategia de desarrollo comenzó a dar sus frutos bajo el impulso y la coordinación del Plan Ganadero Provincial 2010-2020.

Los problemas

En 2010 se realizó un diagnóstico de la situación de la ganadería en la provincia de Corrientes. Tres fueron los problemas identificados en esa oportunidad y se contrató un equipo de técnicos privados coordinados por el Ministerio de Producción para trabajar en ellos.
El primer problema identificado es que el productor tiene más hacienda que superficie ganadera y el alimento para esa cantidad de ganado. Esto, que es una desventaja, a la hora de producir es una fortaleza para el productor, si se lo analiza desde el punto de vista económico-financiero, ya que es una reserva de capital de fácil disponibilidad. A este problema se lo definió como “exceso de carga” y se lo fue contrarrestando desde el Gobierno provincial con una política de financiamiento blando para insumos, en pos de mejorar la alimentación del rodeo, especialmente en el estrato de pequeños y medianos productores 
En los primeros cinco años (de 2011 a 2015) se efectuaron numerosas asistencias y financiando planes para siembras de verdeos de invierno, siembra de pasturas perennes, cultivos de sorgo y maíz, fertilización de pastizal natural y pasturas implantadas, alimento balanceado para destete precoz, recría y engorde y acompañado al productor con numerosas capacitaciones, jornadas, días de campo, etc. 
El segundo problema identificado fue la “falta de adopción de tecnologías”, que implica un número importante de cosas por hacer que no se hacen, básicamente de nulo o bajo costo y de mediano y alto impacto.
Estos aspectos, que se denominan “tecnologías de procesos”, son en su mayoría de manejo o tecnologías blandas y apropiables mediante el conocimiento.  El INTA validó muchas de ellas y los productores las fueron adoptando y mejorando pero con poca difusión. Lo que se puede afirmar es que los productores que mejor producen las adoptaron hace muchos años y las mejoran continuamente. El tercer problema, que ya fue citado en 2010 en el trabajo diagnóstico, es la falta de políticas de arraigo.

Los grupos

En 2018, el Plan Ganadero 2010-2020 inició una nueva etapa y se enfocó en la formación de grupos de productores para mejorar la adopción de tecnologías mediante el trabajo grupal. El Ministerio de Producción firmó un convenio de colaboración con la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola,  mediante el cual esta institución se compromete a colaborar con la Provincia en la capacitación de los técnicos y en los aspectos metodológicos del trabajo en grupo, que viene aplicando en el país desde 1957. 
Es intención del Ministerio de Producción favorecer el desarrollo del sector agropecuario de la provincia promoviendo la formación integral de los productores y la incorporación de las tecnologías disponibles, sabiendo que la evolución de los emprendimientos de este sector ocurre simultáneamente con profundos y rápidos cambios en esas tecnologías, cobrando especial importancia la capacitación de los actores intervinientes.
El desafío de la provincia, a través del Plan Ganadero, dependiente del Ministerio de Producción, es formar grupos dividiendo a los productores en dos: los que tienen de 1 a 500 cabezas de ganado, integrándolos en grupos PG Ñandé, y los que poseen más de 500 cabezas, con los que se forman los grupos PG CREA.
En el primer grupo se encuentra el 63% de los productores con el 33% del rodeo, mientras que el segundo incluye al 7% de los productores con el 67% del rodeo.
En todos los casos hay seguimiento de un técnico que se encarga de moderar, facilitar y coordinar cada reunión mensual y en el caso de los más grandes realiza una visita a cada establecimiento para trabajar las tecnologías de procesos que favorezcan la mejora continua.
Los Ñandé se reúnen una vez al mes y no solo tratan problemas productivos y reciben capacitaciones en temas técnicos sino que además intercambian problemas de arraigo. Comprometer al productor rural con el cuidado del ambiente, los caminos rurales, la escuela rural, la salud es un tema fundamental para lograr el ansiado crecimiento con desarrollo que la provincia necesita. Es muy grande el esfuerzo que el Gobierno provincial hace a través del Fondo de Desarrollo Rural (FDR) y sus programas de Mejoramiento  de Caminos Rurales, que se multiplicó por tres la cantidad de caminos intervenidos; drenajes, con la ejecución de 260 kilómetros de canales y mejora de la conectividad para el 100% de las escuelas rurales.

Los resultados

A la fecha, hay 58 empresas integrando seis grupos PG CREA que utilizan 155.200 ha de campo con 98.040 cabezas de ganado que necesitan de personal que las cuide, generando fuentes de trabajo.
Además se formaron 30 grupos PG Ñande que reúnen a más de 450 productores, en su mayoría de menos de 200 cabezas, que participan una vez al mes de una reunión con metodología CREA, coordinada por un técnico cuyos honorarios paga el Gobierno provincial. 
Esta forma de trabajo tiene un efecto multiplicador inmediato y es que al ver que “mi vecino puede” el productor copia y se anima porque hay apoyo técnico para lograr el éxito de la tecnología.
Lo que se planteó en 2010 como una estrategia para el desarrollo de la ganadería correntina está dando sus frutos y los productores están cada día más comprometidos con este camino.