21/05/2019

El Banco Central endurece su plan monetario contra la inflación

El presidente de la entidad, Guido Sandleris, anunció que se extenderá el objetivo de crecimiento cero de la base monetaria hasta fin de año.


El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció este jueves medidas adicionales para avanzar en el control de la inflación tras conocerse que el índice de costo de vida de febrero fue del 3,8%, según el Indec, que refuerzan el esquema de política monetaria anunciado en septiembre del año pasado.
“En respuesta al número de inflación de febrero, el Comité de Política Monetaria (Copom) tomó decisiones para reforzar aún más este esquema”, dijo Sandleris y enumeró que, en primer lugar, se extenderá el objetivo de crecimiento cero de la base monetaria hasta fin de año (en septiembre se había establecido que era hasta junio de este año).
Sandleris adelantó que, junto con estas políticas de corte monetaria, en las próximas semanas el Poder Ejecutivo enviará al Congreso un proyecto de ley para reformar la Carta Orgánica del BCRA.
Los principales puntos de la iniciativa apuntarán a “establecer que el objetivo prioritario del Banco Central es la estabilidad” de precios, de “manera que este compromiso se vuelva un mandato ineludible de esta institución”. 
En una conferencia de prensa realizada en el auditorio del Banco Central, Sandleris definió que la meta de no incrementar la base monetaria (billetes en poder del público y depósitos en los bancos) se extenderá hasta fin de 2019. Inicialmente, el plan monetario acordado con el FMI, que comenzó su implementación en octubre de 2018, contemplaba ese objetivo únicamente hasta junio de este año.
Además, Sandleris confirmó que mantendrá como objetivo para todo el año el sobrecumplimiento de la meta de base monetaria –que la cantidad de dinero en la economía sea incluso menor al límite establecido por el plan monetario– de febrero.
Por otra parte, el economista indicó que se eliminó el ajuste estacional del 6% sobre la base monetaria planificado para junio, que, al igual que diciembre, es un mes de mayor demanda de dinero por el cobro de aguinaldos. De esta manera, el Central busca evitar que una mayor cantidad de pesos circulando en el país pueda impactar sobre la inflación. En diciembre, el BCRA expandió la base monetaria a partir de este ajuste y la inflación de enero trepó al 2,9%.
Con respecto al dólar, Sandleris definió que los límites de la banda de libre flotación para la divisa estadounidense ajustarán diariamente al 1,75% mensual durante el tercer trimestre del año, luego de que ese ritmo fue del 3% entre octubre y diciembre de 2018 y del 2% en el primer trimestre de este año.
“Esta inflación es frustrante. La vamos a bajar sin atajos”, planteó Sandleris en su exposición, que ratifica que el ente monetario trabajará para contener la suba de precios, aun pagando el costo de un menor nivel de actividad económica. “Sabemos cómo la inflación afecta a toda la población. El esquema monetario actual tiene como objetivo bajar la inflación permanentemente. Los procesos de desinflación llevan tiempo y requieren consistencia y perseverancia”, agregó.