20/02/2019

Por cuatro días, en Mburucuyá se respiró puro chamamé tradicional

Cientos de correntinos y fanáticos de este particular estilo se reunieron en torno al anfiteatro Eustaquio Miño para celebrar la música, el canto y la danza. Además fue una velada de homenaje para el reconocido poeta Juan Carlos Jensen.          


La tranquilidad habitual de Mburucuyá vivió la primera “alteración” del año. La vorágine comenzó el jueves 7 de febrero, oportunidad en que el sentir chamamecero más genuino y tradicional se fue concentrando en sus calles, para vivir el 51er Festival Provincial del Auténtico Chamamé Tradicional.
Por varios días, todo es celebración, todo empieza y termina en largas guitarreadas e interminables enchamigadas, mixturadas con platos típicos y bebidas espirituosas. 
“Esta es una de las fechas en las que decenas de mburucuyanos vuelven al pago para ser parte de la gran fiesta”, contó Enrique, uno de los vecinos del anfiteatro Eustaquio Miño, quien desde hace varios años es testigo del incesante desfile de devotos de este estilo chamamecero.  
Las otras fechas importantes del calendario mburucuyano están marcadas en junio, cuando las calles se llenan de devotos de san Antonio de Padua. 
Año a año, es mayor la cantidad de público que llega hasta la pequeña comunidad, atraída por los comentarios que señalan que allí viven duendes que hacen amar y sentir este estilo de chamamé y la mística que se genera en derredor.  Porque no todo se circunscribe a lo que pasa en el escenario ubicado a orillas de la laguna Limpia. 
A veces, muchas veces, una juntada que comienza en el anfiteatro puede terminar en un quincho o patio familiar o viceversa. 

Momentos especiales

El sábado a la noche, se vivieron momentos muy emotivos en el escenario del anfiteatro porque el poeta y juglar mburucuyano Juan Carlos Jensen fue homenajeado por la comisión organizadora, las autoridades municipales y músicos.
Sus hijos, junto a otros familiares y amigos muy allegados, recibieron de manos de los organizadores recordatorios y tributo al poeta, como reconocimiento al gran aporte  a la cultura chamamecera. 


Los músicos que acompañaron a Jensen en el último lustro fueron parte del homenaje, interpretando algunos de los clásicos de su repertorio. El joven Agustín Maciel fue el encargado de ponerle voz y sentimiento a varios de sus poemas. 
Además, en el predio del anfiteatro, se descubrió un monumento al decidor mburucuyano, obra del escultor Julio Mc Donald. 

Abanico de artistas

La grilla de artistas que pasaron por ese escenario estuvo integrada además por el Ballet Municipal Mainumby, el conjunto San José, Ruth Cura (ganadora del prefestival), Susy de Pompert, Rubio Ríos y sus amigos, Gente de Ley, Luis Moulín y Belén Belcastro, Trébol de Ases con Gustavo Miqueri y Eustaquio Papi Miño. 


Además actuaron Luis Cardozo, Grupo Mburucuyá, Emiliano Cardozo, Ernestito Montiel y su Cuarteto Santa Ana, Verón Palacios, Integración, Amadeo Campos, Hugo Flores, Los Hermanos Brítez y Herencia Chamamé. Los artistas fueron acompañados por un marco imponente de público que los ovacionó y aplaudió, además de pedir los consabidos bises. 
Al cierre de esta edición, comenzaba la última velada chamamera, que prometía contar con el acompañamiento de decenas de fanáticos del auténtico chamamé tradicional, quienes seguramente prometerían volver en el verano de 2020.