20/02/2019

Tras la detención de Minotauro, estalla la pelea por el control de las rutas narcos

Sergio de Arruda Quintiliano Netto (32) fue capturado en Camboriú. Exterminó al clan que lideraba Jarvis Pavão, quien está preso, y además mandó a asesinar a su abogada, Laura Casuso. 


El último capo de la frontera, el brasileño Sergio de Arruda Quintiliano Netto, alias Minotauro, capturado el lunes último en el balneario Camboriú, será trasladado a una prisión federal de máxima seguridad, que podría ser la de Brasilia, o Mossoró, donde paradójicamente se encuentra recluido su principal enemigo, Jarvis Chimenes Pavão. La movilización del preso se realizará en absoluto secreto por razones de seguridad.             
El posible lugar de encierro de Minotauro sería la Penitenciaría Federal de la capital de aquel país, Brasil. La otra opción mencionada es la de la ciudad de Mossoró, situada en el estado de Río Grande del Norte, a 3.550 kilómetros de la localidad paraguaya de Pedro Juan Caballero, donde el capo se posicionaba como el nuevo patrón del hampa. En esa ciudad acribillaron a la abogada argentina, oriunda de Goya, Corrientes, Laura Casuso. La profesional representaba los intereses de Pavão. No hacía mucho tiempo que Sergio de Arruda Quintiliano Netto empezó a gobernar el narcotráico en la región tras deshacerse de los últimos tentáculos que tenía en la zona el otro capo, Jarvis Chimenes Pavão. La cocaína la traía desde Bolivia vía Paraguay, desde donde se distribuía vía terrestre o utilizando los vuelos clandestinos para llegar con la carga a Brasil, Argentina y Uruguay. Un circuito similar empleaba con la marihuana.
En los últimos tres meses Minotauro prácticamente exterminó al clan Pavão en la zona comprendida entre Pedro Juan Caballero y Ponta Porã, al asestarle al menos una decena de golpes.


Entre los principales ataques de Minotauro contra el clan Pavão figuran el asesinato de la abogada de Jarvis, Laura Casuso; el de uno de sus tíos, Francisco Chimenes, alias Chico, y el de su organizador de narcovuelos, Gustavo Cardozo Alvarenga, alias Comandante. También intentó matar a un sobrino de Jarvis y provocó el encarcelamiento de otro.
Paradójicamente, Minotauro podría ser alojado ahora en la cárcel de Mossoró, uno de los cinco establecimientos penitenciarios federales del Brasil y donde Jarvis Pavão permanece desde que fue extraditado de Paraguay, en diciembre de 2017.

La captura

Agentes de la Agencia de Inteligencia del 12º Batallón de Policía Militar recibió informaciones de la Policía Federal, indicando que  un líder de alta peligrosidad de la facción paulista PCC en la frontera Brasil-Paraguay, se hallaba en un hotel de Camboriú.
Con datos precisos se ubicó el hotel, el Marina Beach Towers, y luego se determinó que alquilaba también un departamento en otro hotel. Lo buscaban desde 2012. Tenía dos pedidos de captura. 


El lunes 4 de febrero, cerca de las 17.30 se dispuso llevar adelante el operativo. Los efectivos tomaron posición dentro y fuera del hotel para evitar la fuga. Minotauro no se resistió. Al momento de su detención se hallaba solo en la habitación. 

El rearmado de estructuras

Según rumores surgidos en la frontera, el grupo criminal brasileño Primer Comando Capital (PCC) enviaría en los próximos días a un “representante” para reorganizar la estructura que manejaba su aliado Minotauro.
Este dato indica que el PCC, que tenía controlada la frontera por medio de ese criminal, no piensa ceder su territorio y que tratará de posicionarse definitivamente en la región. 

Una vida de lujos, pero en riesgo constante

Hace unos seis meses, la Policía Federal de Brasil realizó un procedimiento y frustró el envío de casi una tonelada de cocaína (940 kilos), que estaba en camino a la costa catarinense. La carga había ingresado desde Paraguay. A partir de este operativo, se reunió información precisa de que Quintiliano Netto, alias Minotauro, estaba detrás del movimiento de ese cargamento. Comenzaron a rastrearlo hasta que, en los últimos días, información de inteligencia aportó datos concretos  que permitieron su captura.


En el balneario de Camboriú, el traficante, la esposa y la hija vivían una vida de lujo. Estaban desde noviembre de 2017 y se dividían en dos departamentos: uno en el edificio Sunshine, en la avenida Brasil, y otro en el Marina Beach Towers, en la calle 3700, donde fue capturado.
Minotauro fue arrestado en flagrante y no ofreció resistencia. En la habitación encontraron más de un kilogramo de oro en joyas, 100.000 dólares divididos en fajos, 10.000 reales, celulares y un BMW.
 La Policía Federal informó que Minotauro estaba siendo considerado como el principal jefe del narcotráfico en la frontera, por la guerra que había iniciado para eliminar adversarios. Es acusado de ser el responsable de varios crímenes, incluso de un policía civil y de la abogada Casuso, y robos y un ataque con bombas a una casa y una tienda paraguaya.