15/11/2018

“No estamos en contra del bono, pero no podemos pagarlo”, dijo el titular de la Apicc

Enrique Collantes se sumó este jueves a las voces empresariales que plantean como inviable el plus de $ 5.000 de fin de año.


El titular de la Asociación de la Producción, Industria y Comercio de Corrientes (Apicc), Enrique Collantes, se sumó este jueves a las voces empresariales que plantean como inviable el pago del bono de fin de año de $ 5.000 acordado entre la CGT y el Gobierno nacional.
“No estamos en contra del bono pero no podemos pagarlo”, dijo Collantes en declaraciones radiales. “Algún comercio podrá, pero no todos tiene la misma situación, todo quisiéramos pagarlo pero no podemos”, agregó.
El dirigente cuestionó el bono, cuya posibilidad de pago surgió en un encuentro entre la CGT, el Gobierno y las cámaras empresariales, el martes. “Es muy fácil sentarse detrás de un escritorio y decidir eso, pero es imposible. No es porque no quieren sino porque las ventas no ayudan”, reprochó Collantes en Radio Dos.
“Estamos mal, no tenemos acceso al crédito. Antes sí lo teníamos a una tasa razonable, los proveedores no te dan más de 30 días y el esfuerzo siempre es del privado”, se quejó y dijo que la situación en el comercio es “muy difícil hace un año”, con la caída de las ventas.
La CGT exige un decreto presidencial que obligue a las empresas a pagar el bono de fin de año. El Gobierno analiza “flexibilizar” el pago, mientras los empresarios reclaman que se tome a cuenta de las paritarias de 2019.
Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), dijo que el bono “tiene que ser claramente absorbible o compensable”, y alertó que más del 60% de las empresas no podrá hacer frente al pago del beneficio.
El secretario de Producción y Trabajo, Dante Sica, comentó que podrían comenzar conversaciones con el sector financiero para ayudar a las empresas que no lo puedan pagar. 
“Queremos que el trabajador gane más, pero no podemos, porque cargamos con aumentos de luz, agua, teléfono, combustible, impuestos nacionales, provinciales”, resumió Collantes, cuya voz se suma a la de Gustavo Ingaramo, de la Fecorr, que ayer aclaró: “Para el sector privado sería muy difícil cumplir” con el bono.