15/11/2018

El titular de la Fecorr ve “difícil” el pago del bono de fin de año de $ 5.000

Gustavo Ingaramo dijo que la situación de las empresas de la región “es muy complicada”.


El presidente de la Federación Empresarial de Corrientes (Fecorr), Gustavo Ingaramo, dijo que para las empresas de la región será “difícil” pagar el bono de fin de año de $ 5.000 acordado entre la CGT, el Gobierno nacional y representantes de la UIA y la CAME, entre otras entidades.
“La situación es muy complicada en la región”, evaluó el dirigente y dijo que será “imposible” cumplir con el bono (que se pagaría en dos cuotas), “si no hay medidas para flexibilizar el pago”.
“Para el sector privado sería muy difícil cumplir. Estamos con serios problemas financieros, hay una baja de venta muy importante, aún más que en centros nacionales”, señaló el empresario en declaraciones a Radio Dos.
“Estamos expectantes esperando los términos del decreto nacional”, dijo Ingaramo, en relación con la posibilidad de que la compensación de $ 5.000 para todos los trabajadores se establezca por un decreto presidencial, como exige la CGT para asegurar el pago.
El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dijo hoy que el bono de fin de año de $ 5.000 pesos acordado ayer con sindicalistas y empresarios “en principio englobaría al sector privado”, y afirmó que su pago será obligatorio “pero en un marco flexible”.
En declaraciones a radio Continental, Sica dio algunos detalles del pago del bono y por el que se está trabajando en la redacción del decreto. “Se está trabajando en un bono que sería compensatorio y no remunerativo, a pagarse
en dos cuotas”, dijo, consigna la agencia Télam.
“No se puede acceder al crédito porque las tasas de financiamiento son muy altas, por eso estamos esperando los términos del decreto para ver si se permite flexibilizarlo en diálogo con los respectivos gremios de actividades porque hay paritarias que se han ajustado últimamente, que hay que cumplirlas”, señaló Ingaramo, que insistió en que la caída de las ventas en Corrientes es más fuerte que en Buenos Aires.