18/11/2018

Argentina, entre los 15 países con más glaciares: tiene 8.400 km2

Un relevamiento establece que son 16.986. Ocupa el segundo lugar en América Latina. El inventario se hizo con el fin de poner en marcha nuevas políticas de conservacionismo.


16.5.18 | En Argentina, hay 16.986 glaciares en la cordillera de los Andes y en las islas del Atlántico Sur, según el primer inventario de esas masas de hielo realizado por el Instituto Nacional de Niveología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla) y presentado ayer en la Casa Rosada por autoridades nacionales.
“Es un hito de nuestra gestión, se termina con un pasivo en la política ambiental”, aseguró el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, e informó que el inventario se remitirá a los gobernadores para “definir qué actividades se pueden hacer y cuáles no; no hay que comprometer los recursos hídricos estratégicos como los glaciares”.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseveró que “necesitábamos saber cuántos glaciares hay para tener una política de protección” y detalló que el inventario permitirá “definir zonas de desarrollo y zonas de protección”.
Según el informe presentado ayer, en Argentina hay 16.968 cuerpos de hielo (16.078 sobre la cordillera de los Andes y 890 en las islas del Atlántico Sur), que ocupan una superficie de 8.484 km2, un tamaño equivalente a 41 veces la ciudad de Buenos Aires.
Argentina es el segundo país de América Latina con más glaciares y está entre los 15 países con mayor superficie de hielo en el mundo.

Herramienta para el futuro

El estudio servirá para poder cuantificar el retroceso que sufren nuestros glaciares, debido al efecto del cambio climático y otros fenómenos, una variable constatada a nivel mundial por el World Glacier Monitoring Service. Según sus estadísticas, los glaciares de todo el mundo se redujeron significativamente en la década de 1940, disfrutaron de condiciones estables alrededor de la década de 1970 y desde mediados de los 80 volvieron a sufrieron un marcado descenso hasta el presente.
De ahora en adelante, si no se cumple con un drástico recorte de emisiones contaminantes que logren limitar el aumento de la temperatura global, los escenarios que proyectan los principales organismos, como el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), nos dejan a las puertas de escenarios con fuertes impactos sobre los glaciares, con trastornos en la evolución del paisaje, conflictos en el suministro de agua dulce y aumento del nivel de los mares.
Por eso, contar un mapa detallado de cada uno los glaciares examinados a lo largo de 12 provincias es decisivo, si se lo atiende, para protegerlos de sustancias contaminantes y tener en cuenta el impacto a la hora de construir obras de infraestructura o autorizar actividades de explotación minera o petrolera.
Además de las reservas vitales de agua dulce, están en juego la conservación de la biodiversidad, la preservación de una fuente clave para la información científica y valiosos atractivos turísticos.

Foto: Luca Galuzzi.