19/07/2024

Por las inundaciones, hay más de 5 millones de cabezas de ganado en riesgo



Según el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales (IEEyNI) de la Sociedad Rural Argentina (SRA), en el norte del país, a causa de las inundaciones del río Paraná, más de cinco millones de cabezas están afectadas. En Corrientes se estiman en riesgo 1.390.669 cabezas de ganado, en Entre Ríos 1.698.380, Santa Fe 1.042.360, Chaco 639.415, Misiones 119.928 y Buenos Aires 233.394. 

“El mayor impacto se vería en la costa este del río, ya que en las provincias litorales están en peligro entre un 30% y 37% de su stock provincial. Por el lado de la costa oeste, la más afectada es Santa Fe, con seis departamentos aledaños al río y un 15% de su stock en alerta”, remarcó la entidad.
 
En este contexto, Mario Capozzolo, de la zona santafesina de Reconquista y Malabrigo contó que “la mayoría de los isleños están sacando la hacienda cuando van pudiendo, a medida que le van dando las chatas de carga y ya la están llevando a todo lo que es la zona de altura en los campos cerca de Reconquista”.
 
 “En la zona se superaron los cinco metros del río así que los productores están tratando de sacar la hacienda para que no le llegue el agua al cuello, aunque dicen que no va a subir tanto el nivel del agua debido a la histórica seca que estamos sufriendo, pero sí ya están abriendo el Paraguay. Además, isleños chicos de la zona de Villa Ocampo están pidiendo a los que transitan por la ruta 11 que tengan cuidado porque hay mucha hacienda en las banquinas”, dijo.
 
En tanto, Analía Esperón, ganadera de San Nicolás y de la zona del Delta, en la provincia de Buenos Aires, describió: “Tengo un barco ganadero con capacidad de carga de cinco jaulas. El panorama que estamos viendo acá es la no baja de la situación de las aguas por el tema de la sudestada. Si bien los campos son altos, hay varios albardones, la situación es de sacar todo lo gordo para faena y ver cómo sigue el paso del Niño. Estamos muy alerta con lo que pasa en Corrientes, Rosario y con la situación de Andresito e Iguazú”.
 
Por su parte, Juan Diego Etchevehere, de Paraná, Entre Ríos, aseguró: “Nos encontramos trasladando los animales a las alturas y preparándonos para salir lo antes posible a tierra firme. El pico de la creciente llegará a nuestra zona, departamento La Paz, entre el 9 y el 11 de noviembre e inundará por completo (según las previsiones) todas las islas de la región”.
 
“En Entre Ríos, en la actualidad hay más de 600.000 cabezas de ganado en las islas y los productores afectados por esta creciente llegaríamos a 3000. Actualmente, hay un gran déficit de barcazas para salir rápidamente con tantos animales. Los barqueros se encuentran realizando un gran esfuerzo para que esta crecida del río Paraná no se convierta en una tragedia. Hoy cuesta mucho encontrar campos disponibles para albergar tantos animales y los feedlot, en su mayoría, están llenos. Hay que recordar que Entre Ríos vivió recientemente una de las peores sequías de su historia por lo que en la actualidad casi ningún productor tiene reservas ni forrajes disponibles”, añadió.
 
Por último, Víctor López, de la zona de Esquina, en la provincia de Corrientes, aseguró que “la crecida del río Paraná, que es el que afecta en la zona, es la más importante en los últimos 20 años”.
 
“Actualmente está en 39 el río Iguazú, o sea que prácticamente va a quedar todo bajo agua, no va a quedar ninguna isla, eso es lo que se prevé. El pico va a llegar en esta zona a partir del domingo. En el área hay más de 20.000 cabezas, de pequeños y medianos productores y algunos grandes también. Los productores van a tener que sacar y están sacando toda la hacienda, no va a quedar nada. La situación es muy dramática, teniendo en cuenta que en la zona de islas del Paraná solamente operan dos barcos y lo otro que está sobre las islas del río Corrientes y las más cercanas a la costa de Corrientes, se puede sacar a nado que lo están haciendo la mayoría de los productores con gran esfuerzo”, expresó.
 
 “El campo se está recuperando recién después de tres años de sequía, así que es un combo complicado y afecta enormemente a nuestro sistema productivo ganadero, sobre todo porque muchas vacas están pariendo, y lo más grave de todo esto es la falta de campo afuera”, cerró.