18/07/2024

Desarticulan una usina de facturas apócrifas que ayudó a evadró más de 85 millones de pesos

         



Una organización que había emitido, durante los años 2.019 y 2.022, numerosos comprobantes falsos, lo que se conoce comunmente como una usina de facturas, fue desbaratada por la Gendamería Nacional tras un allanamiento ordenado por la Justicia federal.

De acuerdo a un informe de la fuerza, como resultado de las pesquisas, los gendarmes realizaron dos allanamientos en la provincia de Corrientes, donde secuestraron 3.075.000 pesos argentinos, 400 dólares, cinco rodados, una escopeta, dispositivos electrónicos y demás elementos de interés para la causa.

Asimismo, un hombre quedó supeditado a la causa por presunta evasión fiscal, falsificación de documentos y fraude tributario. 

El personal del Grupo de Delitos Económicos y Financieros dependiente de la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales “Goya" avanzó con las tareas investigativas, que estuvieron a cargo del Juzgado Federal de Goya, la cual involucraba la comisión de delitos económicos que había sido denunciado por un ciudadano. El mismo informó sobre el presunto robo de su clave fiscal para la generación de facturas apócrifas por parte de terceras personas, sin su consentimiento.

Luego de meses de tareas de campo, los efectivos de la Fuerza lograron determinar que el denunciante era el emisor de los comprobantes falsos y que había evadido más de 85.000.000 de pesos, durante los años 2.019 - 2.022, mediante la maniobra "usina generadora de crédito fiscal apócrifo".

Los resultados de la pesquisas permitieron que los funcionarios llevaran a cabo dos allanamientos en la provincia de Corrientes y obtuvieron una orden de presentación del involucrado en un estudio contable. 

Como resultado de los registros los uniformados incautaron 3.075.000 pesos argentinos, 400 dólares, una escopeta, cinco rodados (entre ellos un automóvil de alta gama), dispositivos electrónicos y documentación importante para la causa. 

El Magistrado interviniente ordenó el secuestro de los elementos encontrados, cuyo avalúo supera los 90.000.000 de pesos. En cuanto al involucrado, quedó supeditado a la causa por presunto evasión fiscal, falsificación de documentos, fraude tributario y falsedad de los hechos denunciados.