05/12/2022

Postergaron por 75 días la implementación del cambio de sistema de comercialización de la carne vacuna



Hasta el 15 de enero de 2023 se prorrogó la implementación del nuevo sistema que iba a reemplazar la comercialización por media res vacuna a partir del primero de noviembre, día a partir del dual la carne salida de fábrica debía pasar a despacharse en trozos de 32 kilos, pero por pedidos de los gobernadores, según aseguran desde el Gobierno Nacional, la medida se postergó hasta el 15 de enero de 2023. 

Desde la secretaría de Agricultura, confirmaron que la decisión se tomó a raíz de que varias provincias no lo pudieron implementar por razones organizativas, aunque en las últimas horas hubieron sectores del negocio de la carne, que amenazaron con cese de comercialización y faena si no se postergaba la medida en búsqueda de sostener el viejo sistema.

"Atendiendo a los pedidos presentados por las provincias respecto a la necesidad de fortalecer cuestiones vinculadas a la implementación, control y logística, ha decidido prorrogar, de forma extraordinaria, por 75 días la implementación de la resolución 2/21, referente al troceo de carne”, indicaron desde la cartera oficial.

Además, el Gobierno esta medida, recomendada por la Organización Internacional del Trabajo,  mejora las condiciones laborales de los trabajadores, para que no carguen más sobre sus hombros medias reses de más de 100 kilos y  que  "es necesario por una cuestión vinculada al cuidado bromatológico”. 

Cabe remarcar que los frigoríficos que abastecen el mercado interno y que integran la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) anunciaron que a partir de este lunes no recibirán animales. Al mismo tiempo, estos establecimientos -que pertenecen a Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos- manifestaron que a partir del martes no habrá faena.

El rechazo principal a la medida que no solo favorecería a los trabajadores sino además podría llegar a significar una baja en los precios de algunos cortes, pasa por el hecho de que el cambio de sistema de comercialización de media res a cuarteo, nombre real del sistema, obligaría a mayores controles de parte del SENASA y organismos nacionales, lo que impediría los altos índices de comercialización en negro que se produce hoy.