09/08/2022

​El gendarme muerto en Santo Tomé tenía un balazo en la cabeza y una media en la boca



Un efectivo de la Gendarmería Nacional fue encontrado muerto de un balazo en la cabeza en su vivienda en la ciudad de Santo Tomé, y la hipótesis más firme que manejan los investigadores es la de un homicidio.  Las cámaras de seguridad de la zona son claves para determinar lo sucedido.
 
Alfredo Vivero, sargento de la GN de 37 años, fue hallado por su esposa, también integrante de la fuerza en la vivienda que ambos ocupaban en la calle Beltrán 499, departamento 1. Tenía un balazo en la cabeza con entrada en la sien derecha y salida en la izquierda, dos medias en la boca y una cinta aisladora alrededor del cuello, aunque sin realizarle presión.


https://diariolarepublica.com.ar/notix/multimedia/imagenes/fotos/2022-07-18/803748_crop.jpg

Los investigadores de la Policía de la Provincia, encontraron el teléfono de Vivero dentro de una olla totalmente quemado. Secuestraron del lugar una notebook y requisaron el automóvil del hombre en el que, por lo menos por ahora, no se habrían hallado elementos sospechosos. Si se levantaron numerosas huellas del lugar.
 
El fiscal de investigaciones de Santo Tomé, Facundo Cabral, confirmó este miércoles que el caso se está  investigando “como homicidio", aunque aclaró que cuando el alerta llegó a la policía fue como se si se tratara de un suicidio.
 
"La policía concurrió a un llamado por un supuesto suicidio. Llevamos al médico forense al lugar. Allí se dispuso el traslado del cuerpo a la morgue para la autopsia" dijo Cabral quien detalló que la autopsia duró desde las 2 de la tarde de ayer hasta las 8 de la noche y que la única lesión hallada fue la del disparo en la cabeza.
 
"Tenía dos medias en la boca y una cinta aisladora en el cuello que no le provocó el ahorcamiento porque no estaba comprimido" detalló el fiscal quien reveló que “el arma reglamentaria del muerto fue hallada en el lugar del hecho"
 
Los investigadores trabajarán sobre las huellas dactilares halladas en el lugar y centrarán la atención, además del contenido de la notebook secuestrada, en lo que puedan mostrar las cámaras de seguridad de la zona de la vivienda, algo que podría dar detalles de quienes entraron y salieron de la casa en las horas previas al crimen.
 
Los primeros en llegar al lugar tras el hallazgo de la mujer, fue personal médico de la fuerza, que según declaró corroboró que el cuerpo del sargento Vivero, oriundo de Pirané, Formosa, "estaba con el tronco sobre la cama decúbito ventral con las extremidades inferiores tocando el piso, con un aparente disparo en la sien y el arma reglamentaria cerca de la mano derecha".
 
Fuentes policiales, no confirmadas desde las judiciales, aseguraron que el hombre estaba atado con precintos plásticos y dejaron entender que además de su actividad como gendarme, tendría una actividad paralela relacionada al préstamo de dinero.