27/06/2022

Manejaba borracho un coche fúnebre, cayó a un arroyo y murieron sus dos acompañantes



Dos hombres murieron cuando el coche fúnebre en el que viajaban desde Apóstoles, Misiones, a Colonia Liebig cayó al cauce de un arroyo en la tarde del domingo. El conductor, que ahora está detenido, se salvó, y se pudo comprobar que tenía 1,92 gramos de alcohol en sangre y se salvó. Las víctima son un soldado del Ejército y un albañil.
 
El accidente ocurrió este domingo, en la ruta 10, que comunica Apóstoles con Colonia Liebig. Los tres hombres viajaban en un Toyota Corolla Fielder a gran velocidad según algunos testigos, y el conductor  perdió el control del auto metros antes de llegar al puente sobre el arroyo Chimiray, que marca el límite entre las dos provincias.
 
El conductor era Gustavo Roberto Couto, de 40 años, quien tenía 1,92 gramos de alcohol en sangre, cuatro veces más del límite establecido para los automovilistas. El coche primero impactó contra las protecciones laterales de la ruta y luego siguió su marcha hasta el cauce del arroyo.
 
El único que logró salir fue Couto, quien fue trasladado al Hospital de Apóstoles en una ambulancia. El médico policial estableció que el chofer de la empresa fúnebre se hallaba desorientado, con evidencias de una intoxicación etílica aguda, y con una actitud agresiva.
 
Además, se constató que por el impacto sufrió un traumatismo de tórax con una fractura costal, lesiones que le demandarán unos 40 días de curaciones.
 
Fuentes policiales confirmaron que Couto dijo que viajaba con “dos o tres personas”. Los bomberos que trabajaron en el rescate del vehículo del cauce del arroyo durante casi una hora comprobaron finalmente que las víctimas eran dos y quedaron dentro de la cabina, en el asiento delantero.
 
Las víctimas fueron identificadas como Geremías Esequiel Aranda, albañil de 21 años; y Daniel Ezequiel Márquez, soldado voluntario del Ejército Argentino de 23 años. Couto quedó detenido en el hospital.