27/06/2022

La producción correntina comienza a sentir fuerte la escasez de gasoil



El sistema productivo y comercial de la provincia de Corrientes comenzó a resentirse debido al faltante de gasoil en las estaciones de servicio donde en el mejor de los casos existe racionamiento para su venta. Los sectores forestales, citrícolas, arroceros y ganadero en menor medida, son los más perjudicados por el momento.
 
Este jueves, la Coordinadora de Entidades Productivas de Corrientes, la CEP, aseguró que el campo “sin combustible está ahogado y paralizado, las cosechas no pueden es­perar, si no se levantan y transportan se funden, se pudren, el ganado es un ser vivo, no puede quedar en los camiones aguardando combustible para continuar su marcha" y en ese sentido denunció sobreprecios fuera de contexto y cupos insuficientes para las venta.
 
La organización, que reúne a Coninagro, la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes, Asociación Correntina de Plantadores de Arroz, Asociación de Citricultores de Corrientes, Afoa, Apnea y Sociedad Rural Argentina Distrito 8, tras reclamarle al Gobierno Nacional soluciones urgentes, destaca que el sector viene siendo “bastardeado por las presiones fiscales y las políticas de Estado que van en detrimento del sector productivo ganadero tanto del país como de la región. "El campo sin combustible está paralizado y ahogado", señala un comunicado dado a conocer por la entidad.
 
La organización productiva denuncia en su documento que esta situación" no es producto de la pandemia o la guerra, “es la confirmación de lo que venimos alertando hace mucho tiempo y reiteradamente; es consecuencia de la imprevisión de nuestras autoridades, de falta de reglas claras para invertir, de ausencia de estabilidad, credibilidad, confianza, de planificación a largo plazo, de trabajar para las futuras generaciones y no para las próximas elecciones", afirmaron.

El Gobierno nacional se escuda en una supuesta mayor demanda y en cuestiones estacionales –cosechas y siembras-  y el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, aseguró que se garantizará el abastecimiento de gasoil al tiempo que desde la secretaría de Energía se aseguró que YPF aumentará sus importaciones en los meses de junio y julio. Pese a las promesas nada de esto ha sucedido hasta ahora.
 
Por ahora la única media concreta que se tomó es reforzar los controles para evitar el contrabando de combustible y elevar el precio en un 60% para los vehículos con patente extranjera que vienen a cargar a la Argentina, algo que viene sucediendo desde el 2021 ante la pasividad de las autoridades.
 
Carlos Gold, presidente de la Cámara de Estaciones de Servicios de Corrientes, afirma que "el problema de desabastecimiento tiene que ver con la importación, y confirmó que "los cupos establecidos por las petroleras para el gasoil hacen que a las estaciones se le termine el stock el 22 o 23 del mes. Cuando se quedan sin ese producto las estaciones no se abastecen más, porque cualquier litro que les envían por fuera del cupo tienen que pagar­lo entre 50 y 70 pesos más caro".
 
En Corrientes el panorama es desalentador. Algunas estaciones de servicio cargan topes de 2000 o 2500 pesos por vehículos en el caso del gasoil y solo un par llegan a los 5000 por vehículo. No faltan los que han incrementado sus precios tratando de cubrirse y se han dado casos escandalosos en Curuzú Cuatiá –por ejemplo- donde una estación de bandera blanca vende el gasoil a 240 pesos el litro.
 
Pero no sólo las estaciones de servicio de YPF atraviesan por esta situación. Las que pertenecen a la red de la petrolera Shell permiten cargas de hasta 60 litros por vehículo. Axión en tanto sigue la línea de la empresa nacional, no más de 2.500 pesos por vehículo.
 
El sector arrocero por ahora enfrenta problemas de comercialización. Cristian Jetter, presidente de la Asociación de Plantadores de Arroz le dijo al noticiero T5 Central que “la escases de combustibles empuja una demora en la llegada a los puntos de descarga para exportación, compromisos que tienen plazos que son estrictos y se deben cumplir si o si y la verdad es que se esta haciendo cada vez mas difícil conseguir camiones que tengan combustible para ir a los puertos" dijo.
 
Si bien por ahora ese es el problema principal, desde el sector avizoran que si la situación no mejora a corto plazo, cuando llegue el momento de la preparación de los suelos, siembra y riego para la nueva cosecha los problemas se multiplicarán de manera exponencial.
 
Los dos sectores productivos más afectados son hoy por hoy en Corrientes el forestal y el citrícola. Mientras que en el primero las entregas de materia prima y también de productos elaborados con destino al mercado interno y la exportación cayeron un 30 por ciento, en el segundo se estima que el 60% de la cosecha para industria, la que se realiza por estos días, se terminará tirando por la imposibilidad de comercializarlo a precios por encima de los de costo y traslado.



 
Desde la Asociación Plan Estratégico Forestoindustrial de Corrientes, se dio un panorama de lo que significa la falta de gasoil para el sector: "Tenemos fechas pautadas de entrega, que no son flexibles en el caso de la entrada a puerto para exportar. Y no las estamos pudiendo cumplir. El productor forestal necesita entregar sus productos para poder cobrar. Y si se queda sin espalda por esos retrasos, en algún momento se va a tener que parar la industria", advierten.

En las estaciones de servicios, especialmente en las afueras desde la ciudad o del interior provincial, se ven a diario largas filas de camiones esperando poder llenar sus tanques para continuar viaje. Muchas empresas se niegan a venir a esta zona del país por los tiempos perdidos que puede significar esas colas para hacerse de gasoil. El 70% del gasoil que se utiliza en el país es demanda del sector del transporte de carga.
 
Esto retrasa la entrega de materiales de construcción, de gas y hasta de alimentos, algunos de los cuales y otras cuestiones mediantes, comienzan a faltar o racionarse en las góndolas de los supermercados correntinos.
 
Días atrás, La Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado advirtió sobre el "riesgo alto de faltante de garrafas", algo primordial en las provincias del NEA argentino. Con un reclamo de aumento filtrado en la advertencia, la organización aseguró que "la zona más complicada de abastecer es la del Norte. No se consigue combustible en las rutas y los camiones no alcanzan a completar la distribución con los envases que trasladan" detallaron.



  
Desde la cámara se denunció que “cuanto más al Norte de la Argentina se intenta llegar, más caro es el valor” del gasoil. Aseguran que en algunos casos el litro se consigue a 230 pesos el litro.
  
La CEP advirtió sin medias tintas: “Tal irresponsabilidad en un contexto de fragilidad económica e inflación descontrolada, es alarmante y podría desencadenar aún más graves consecuencias”.