27/11/2021

La Corte Suprema anuló los fallos de la Justicia correntina en el caso de Librada Haedo y se volverá a investigar



La Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó a retomar la investigación por el femicidio de Librada Haedo ocurrido en diciembre del 2013 en el barrio Pujol de Corrientes en un fallo que anuló las sentencias dictadas por distintos jueces y tribunales locales que habían sobreseído a Ramón Araoz, esposo de la fallecida, por considerar que no comprendía la criminalidad de sus actos, por lo que ordenaron su internación en el Hospital Psiquiátrico. Sus abogados habían pedido meses atrás su liberación.   
 
El falló fue confirmado por el abogado de los hijos de Librada, Juan Manuel Cubilla Podestá, quien consideró que este se caso es un “femicidio impune desde hace ocho años en Corrientes”. “Éste es un fallo histórico de la Corte Suprema porque deja en evidencia las gravísimas deficiencias del servicio de justicia correntino, comenzando por el juzgado de primera instancia, pasando por la Cámara de Apelaciones, e incluyendo al mismísimo Superior Tribunal de Justicia, los que de forma arbitraria y sistemática han violado los derechos de las personas sometidas a su jurisdicción”, dijo Cubilla Podestá.
 
Librada Haedo, que tenía 52 años cuando fue asesinada, vivía en el barrio Pujol de Corrientes, en una vivienda ubicada en la calle Félix Azara 574 que compartía con su pareja, Ramón Araoz. Según el expediente judicial que investigó su muerte, el 2 de diciembre del 2013, alrededor de las 5, Aráoz la roció con alcohol etílico y la prendió fuego. La mujer resultó con graves quemaduras en el 94% del cuerpo que determinaron su muerte.
 
Ramón Araoz fue detenido, y los hijos de la pareja se constituyeron en querellantes reclamando justicia para la muerte de su madre. Pero en el 2016 la entonces jueza de Instrucción N° 5, Laura Varela, dictó el sobreseimiento de Ramón Araoz por considerar que no comprendía la criminalidad de sus actos, una decisión que fue luego ratificada por otras instancias incluso por el Superior Tribunal de Justicia.
 
Araoz fue internado en el área de seguridad del Hospital Psiquiátrico y allí continúa hasta hoy. Cubilla Podestá  alertó entonces sobre una "falta total de perspectiva de género de los jueces”, y calificó como “realmente malo”, el accionar de la Fiscalía N° 5 a cargo de Graciela Fernández Contarde. “Estos casos le quedan muy grande a la Justicia correntina”, había afirmado Cubilla Podestá entonces.
 
La fiscal Graciela Fernández Contarde se había basado en que “hay informes psiquiátricos que dan a Aráoz como una persona que en el momento de cometer el hecho no pudo comprender la criminalidad”. “Es imposible que este detenido por esta circunstancias,  porque el hombre es inimputable”, dictaminó.
 
El caso fue llevado por Cubilla Podestá a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que ahora anuló el fallo del Superior Tribunal de Corrientes por entender que se favoreció "arbitrariamente" a un hombre acusado de quemar viva a su mujer, Librada Haedo, y se vuelve a la etapa probatoria en la primera instancia correntina, aunque con nuevos jueces y fiscales, no podrán entender más quienes ya tuvieron actuación en el expediente.


https://diariolarepublica.com.ar/notix/multimedia/imagenes/fotos/2021-11-16/506000_crop.jpg
 
Cubilla Podestá asegura que “Araóz utilizaba su discapacidad para justificar semejante atrocidad cometida" y confirmó que "Librada ya lo había denunciado por intentar prenderla fuego con combustible, se ha desenmascarado un proceder judicial lamentable que debe cambiar. Los jueces de las Cámaras y de Instrucción deben estar más capacitados" dijo.
 
El fallo de la Corte sostiene tres puntos que el letrado considera claves:
 
-“Se configura un claro supuesto de arbitrariedad normativa que habilita la consideración de los agravios por la vía elegida, extremo que se traduce en una restricción intrínseca del derecho de defensa por privar de un legítimo medio de impugnación ante la Justicia”.
 
-“El sobreseimiento del imputado, sin haberse incorporado y valorado nuevos elementos de convicción, deviene arbitrario, como postula el recurrente, porque se dictó sin haberse alcanzado el grado de certeza negativa exigido por la ley procesal. Las evidencias colectadas hasta ese momento eran adecuadas para mantenerlo vinculado al proceso”
 
-“Resultaba descalificable el criterio de la mayoría de la cámara, cuya revisión frustró el a quo –Superior Tribunal- arbitrariamente. Se ha efectuado una inteligencia de la ley local aplicable que condujo al menoscabo de la garantía constitucional al debido proceso que, con el alcance indicado, ampara a la querella”.
 
Nicanor Araoz, hijo de Librada junto a Matías y Viviana, contó que "había hecho un montón de denuncias de género. Pero nunca pasó nada. Ni siquiera llegó a juicio la causa de su muerte". Los tres están convencidos de que su padre mató a su madre y recuerda que Ramón, un ex combatiente de Malvinas, les dijo “tu vieja se quemó" aquella madrugada del 2 de diciembre. "Alegó demencia y hasta el día de hoy dice que él no la mató", dice Nicanor, quien es artista plástico.
 
Librada había decidido irse a la casa de su hija después de muchos años de maltrato, desprecio y humillación, pero después volvió y ese regreso fue el principio del final. Al poco tiempo de regresar se dio cuenta que se había equivocado e intentó volver a vivir con su hija en Punta Alta, para eso juntó su ropa y armó las valijas, pero nunca pudo viajar, su esposo la roció con alcohol y la quemó viva.

 
Araóz presionó para quedar en libertad

 
 
Los abogados de Ramón Araoz pidieron en Mayo del 2021 su alta desde el Hospital Psiquiátrico San Francisco de Asís, pero la actual juez de instrucción número 5 María Amelia Zair Nicolás, negó esa posibilidad.
 
El abogado de los hijos de Librada, Cubilla Podestá, aseguró cuando se conoció el planteo de los abogados de Araoz que “estamos ante una situación de máxima alerta, porque el femicida evidencia que sigue siendo violento, incluso estando detenido”.
 
El letrado reveló que “otra mujer, que sería su nueva pareja, declaró en el Juzgado que es presionada por Aráoz y su defensa para firmar el escrito presentado y que teme por su integridad”.
 
“Asistí a esa declaración como abogado de los hijos de Librada. La mujer relató que el detenido la llama reiteradas veces por teléfono y la controla desde el pabellón del hospital San Francisco. Esta mujer resulta una clara víctima de violencia ejercida por Aráoz, y requirió medidas de seguridad de la Justicia para ella y su hija” sacó a la luz.
 
La mujer relató ante la juez que recibió presiones por parte de Aráoz y de su abogado defensor, para que firmara un pedido de liberación del acusado, haciéndose cargo de cuidarlo y ayudarlo con su tratamiento ambulatorio. “Esto nos demuestra que el femicida no cambió y que continúa con su proceder violento. La nueva pareja fue presionada y ella misma lo confesó en su declaración en el Juzgado”, dijo Cubilla Podestá antes de conocerse la decisión de Zaiz Nicolás.