27/11/2021

​Más de 9 años después se inicia el juicio oral por la muerte de 8 obreros en un derrumbe




El Tribunal Oral Penal 2 de Corrientes, comenzará a analizar este martes en juicio oral y público  las responsabilidades por el derrumbe de parte de una obra en construcción que costara la vida de ocho obreros. Walter Bruquetas, Carlos Valenzuela, Marcelo Mayer y Elías Cohen son los cuatro acusados de “estrago culposo agravado”, un delito cuya peña es de 5 años de cárcel.
 
Aquel 22 de marzo de 2012, perdieron la vida al derrumbarse el encofrado del tanque de agua del edificio de calle San Martín al 600, entre Tucumán y San Luis, Diego Hernán Rodríguez, Marcos Ramón Ricardo González, Jorge Ismael Acevedo, Eduardo Luciano Acevedo, William Arnaldo Valenzuela, Ramón Valentín Zacarías, Enrique Eduardo Fabián Sosa, y Paulo Alejandro Medina, y resultaron con heridas graves Luis Alberto Pelozo y Nelson Adrián Valenzuela, y con lesiones de carácter leves, José Augusto Molina.
 
Este lunes, María Rosa Urbina, madre de Diego Valenzuela, dijo que los familiares “lo último que nos enteraos es que el juicio sera por zoom, solo estarán los abogados de cada parte, los familiares y responsables no, van a estar virtualmente”.
 
E declaraciones al canal  T5, Rosa, dijo que “hace 9 años venimos esperando y pidiendo encontrarnos frente a frente con los responsables” y que “nos explicaron que era porque el lugar físico no es tan grande y porque no había seguridad”.
 
La mujer se quedó de que “Marcelo Mayer pidió la suspensión del juicio, argumentando muchas cosas, pero espero que la justicia no entre en el juego de estar siempre del lado del poderoso, que no se deje corromper” al tiempo que aseguró que “ellos no pensaron nunca en los hijos de los obreros fallecidos, cómo siguieron, las familias, y se hacen las víctimas”.
 
La investigación realizada durante la primera instancia del juicio, reveló que el derrumbe fue a causa de que el material estaba recientemente elaborado, lo que generó presión horizontal sobre las paredes verticales del encofrado del tanque. Los elementos de sostén no pudieron soportarlo, en especial el sistema de arriostramiento en diagonal, por lo que se produjo el derrumbe del encofrado del tanque con el hormigón bombeado dentro de él.
Al elevarse la causa a juicio se aseguró que el derrumbe sucedió por graves fallas en la supervisión y control en el armado del encofrado, que resultó defectuoso por insuficiencia de sus apuntalamientos, lo que redujo su resistencia y contribuyó a alterar la resistencia del conjunto y la carencia de elementos adecuados de protección personal y demás previsiones para el trabajo en altura.
 
El hecho había ocurrido pasadas las 13 horas y los obreros y parte del material cayeron al vacío desde unos 29 metros de altura sobre una casa lindante a la construcción.