07/12/2021

Tres años de prisión efectiva a un hombre que mató a otro cuando conducía alcoholizado



El Tribunal Oral Penal de Goya  – Hoy Tribunal de Juicio – mediante sentencia N° 158/21 condenó a un hombre por Homicidio Culposo Agravado por la Conducción Imprudente y Antirreglamentaria de Vehículo Automotor a la pena de tres años de prisión que cumplirá en la cárcel penitenciaria de Capital.
 
El fiscal había solicitado la pena condicional y 10 años de prohibición para manejar. Pero el Tribunal consideró que la actitud posterior a la comisión del delito que fue la de intentar esconder y reparar el vehículo establecieron la necesidad de una sanción congruente y equivalente con la conducta desplegada. Además, estaba alcoholizado.
 
Este delito está previsto y penado por el artículo 84, segundo párrafo del Código Penal. También lo inhabilitó para la conducción de vehículos automotores por el término de diez años.
 
EL tribunal que dictó la sentencia estuvo formado por el doctor Jorge Carbone como primer votante y los doctores Julio Ángel Duarte y Ricardo Diego Carbajal.
 
Por su parte, la fiscalía a cargo del doctor Guillermo Barry pidió la misma condena, pero de ejecución condicional ya que el imputado carecía de antecedentes y teniendo en cuenta el daño causado por el delito, las circunstancias de modo, tiempo y ocasión de la comisión del mismo, como así también que durante el tiempo transcurrido el imputado no ha vuelto a incurrir en conductas disvaliosas, a lo que el tribunal no hizo lugar y lo obligó a cumplir con la pena.
 
El hecho
 
En el requerimiento de elevación a juicio se tuvo por probado que el 19 de agosto de 2013, a las 2.30 aproximadamente el imputado conducía un automóvil  en estado de intoxicación alcohólica (0,67 gramos de alcohol por litro de sangre), por calle José Gómez de Goya y llegando a calle 25 de Mayo continuó su marcha aun cuando circulaban por dicha arteria, a su derecha y con prioridad de paso, dos motocicletas, las cuales ya habían ingresado a la intersección y la estaban sobrepasando, embistiéndolas.
 
Le causó lesiones leves a tres de los motociclistas y lesiones graves (politraumatismos, traumatismo craneoencefálico) a una persona que falleció 11 días después como consecuencia de los golpes.
 
Luego de chocarlos se dio a la fuga y ocultó el auto en el domicilio de su padre donde comenzó su reparación con el fin de encubrir su conducta.