18/09/2021

​Comienza el lunes el juicio a tres autores de una violación en manada



El Tribunal Oral Penal 2 de Corrientes, comenzará este lunes a juzgar a los tres acusados de haber violado en manada a una joven en febrero del 2017 en la localidad de Caá Catí. La carátula es “abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal, con abuso sexual agravado por el acceso carnal, hiperagravado por el número de autores”. Todos permanecen en libertad.
 
En el banquillo de los acusados estarán Lucas Almeida, Santiago Chávez y Nicolás Contín, a quienes se acusa de haber abusado de una joven por entones de 22 años, Rocío Avalos, quien salió a las redes sociales para pedir Justicia por el ataque del que fue víctima.
 
“Soy Rocío María Ysabel Ávalos y hace más de 4 años pido justicia. Este lunes 13 de septiembre, en el Tribunal Oral II, se llevará adelante la primera audiencia de debate en la que se juzgará a mis agresores... He sido víctima de abuso sexual en manada... y después de peregrinar todo este tiempo por la justicia, de padecer violencia e n todas sus formas y con el último aliento, aquí estoy, con el trabajo ejemplar de mi abogado y toda una gran familia jurídica que me acompaña” escribió en sus redes sociales dando la cara y contando lo que le tocó vivir para pedir Justicia.
 
Rocío fue abusado durante una fiesta en una vivienda de Caá Catí, 132 kilómetros al Este de Corrientes por Ruta Provincial 5. Fue el 27 de febrero de 2017, y si bien los acusados estuvieron detenidos en un primer momento, en marzo de 2019 quedaron en libertad a la espera del juicio oral.
 
“Estos tres individuos me sometieron la madrugada del 27 de febrero de 2017, y aunque les rogué y supliqué que me dejaran, lograron su cobarde objetivo... He repetido los detalles entre vómitos y llanto las veces que fueron necesarias, porque parece que ese es el destino de quien pasa por tan asqueroso episodio” relató la mujer que pidió ser acompañada por “las mujeres, a las familias, a los hombres, a todos los que desean y sueñan con una sociedad más justa y equitativa, libre de violencia y con verdadero acceso a la justicia”.

Como fue el ataque

El inicio del ataque a Rocío, quedo grabado en un video de la fiesta que fue tomado casi de casualidad por uno de los asistentes. El material se había viralizado en su momento y circuló por los grupos de mensajerías del pueblo y fue clave a la hora del esclarecimiento judicial.

Las imágenes muestran el garaje de la casa de un ex concejal de Caá Catí donde cuatro jovenes se agachan y menean alrededor de una mujer delgada, que baila un poco desorientada. Uno, vestido de remera pero luciendo una corbata violeta, se aparta y recuesta sobre una mesa.

En un determinado momento se escucha que dice “Vamos” y toma de los muslos a la joven, la carga en su hombro derecho; ella no se resiste; no grita: primero extiende los brazos y después se prende de la nuca mientras se la lleva. Otro joven, de camisa blanca, va tras ellos. El resto de los presentes, unas diez personas en total, ni reaccionan.

La joven, una comparsera de Cambá Porá, entonces de 22 años, denunció haber sido drogada, golpeada y violada por los tres amigos. Uno de ellos, que este lunes estará en el banquillo de los acusados, es Lucas Almeida, nieto del ex intendente de Caá Catí, y diputado además de ex funcionario del Gobierno provincial.

La joven bailarina conocía de años a los tres jóvenes a los que sindicó como violadores, en especial a Almeida, ya que había amistad entre sus padres.