18/09/2021

Trabajadores de la sanidad pararon en todo el país por un aumento salarial paritario del 45%



Los trabajadores del sector asistencial de la sanidad paralizaron este viernes las tareas en todo el país durante cuatro horas por turno y se movilizaron en Buenos Aires y otras localidades del interior en demanda de un inmediato incremento salarial paritario del 45 por ciento.

La Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa) y su filial Buenos Aires (ATSA) -la principal, que conduce el cotitular de la CGT Héctor Daer-, paralizaron las tareas durante cuatro horas por turno y marcharon hacia los institutos, clínicas y sanatorios, como continuidad del plan de lucha y acción gremial en todo el país.

"La huelga de cuatro horas por turno tuvo un elevado acatamiento en todas las clínicas, sanatorios y hospitales de comunidad de la Capital Federal y se replicó en el país", sostuvo a través de un comunicado Daer, titular de la ATSA y adjunto de la Fatsa, que lidera Carlos West Ocampo.

Los trabajadores del sector asistencial de la sanidad realizaron cortes simultáneos en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires durante 10 minutos, que por la mañana comenzaron a las 11, 12 y 13; por la tarde a las 15 y 16 y continuarán a las 17 y, por la noche, empezarán a las 22 y 23, sostuvo Daer hoy en un comunicado de prensa.

"Nadie aflojará, porque sin salarios dignos no hay salud", sostuvo el dirigente sindical.

Los trabajadores del sector asistencial de la sanidad se movilizaron durante toda la semana en demanda de un inmediato aumento salarial del 45 por ciento, y hoy paralizaron las tareas por turnos, a la vez que ratificaron su rechazo a "la intransigencia empresaria", luego de que el personal demostró "lo mejor durante la Covid-19".

El personal se movilizó hacia todos los sanatorios y clínicas durante toda la semana y hoy paró las actividades, apenas un día después de expirado el período hábil de 15 días de conciliación obligatoria de forma oportuna dictada por el Ministerio de Trabajo.

En su momento, Daer rechazó la Ley 14.786 de conciliación obligatoria dictada por la cartera laboral por "injusta y desmedida" y ratificó la continuidad del plan de lucha.

"Los trabajadores de la sanidad demostraron durante toda la grave pandemia de coronavirus su inmenso compromiso con los argentinos, por lo que no merecen que hoy los empresarios nieguen un justo y merecido aumento", aseguró el sindicalista.

La Fatsa y la Atsa, la principal seccional nacional del gremio de la sanidad, no determinaron aún la metodología de continuidad del plan de acción gremial para el caso de que las cámaras patronales no respondan a las demandas de mejora salarial.