30/07/2021

Los errores de Vélez lo dejaron fuera de la Copa en Ecuador



Vélez Sarsfield cometió variados errores y se quedó esta noche fuera de la Copa Libertadores, al perder como visitante en Guayaquil ante Barcelona de Ecuador, por 3-1, en partido revancha de una de las series de octavos de final del máximo certamen de clubes del continente.

El elenco ecuatoriano, que dirige el DT argentino Fabián Bustos, se impuso en el tanteador global por 3-2, a partir de que había caído por un gol de diferencia (0-1) en el cotejo de ida disputado en Liniers la semana pasada.

Adonis Preciado (Pt. 23m.), Gabriel Cortez (St. 23m., de penal) y Jonathan Perlaza (St. 35m.) anotaron para el conjunto de Guayaquil. El delantero Juan Martín Lucero (St. 3m.), como había ocurrido en Liniers, marcó para el equipo del DT Mauricio Pellegrino.

Vélez pagó caro precio a sus errores. Primero, en la mitad inicial, por asumir una postura extremadamente cautelosa que le permitió a su rival manejar la pelota, aun sin exhibir una profundidad que pudiera lastimar seguido al arquero Lucas Hoyos.

Pero lo cierto es que Barcelona fue acercándose al área rival, de a poco, y fue haciendo los méritos para situarse arriba, a partir de un cabezazo de Williams Riveros (ex Temperley y Flandria), que se estrelló en el travesaño (16m.).

En la siguiente maniobra consistente, el equipo local cantó gol, cuando Carlos Garcés picó al vacío y arrastró marcas pero –inteligentemente- cedió a Preciado, quien aprovechó la apurada salida de Hoyos para mandar la pelota a la red, con un caño incluido.

Con el tanto, Barcelona fortaleció el dominio, asfixiando la salida del adversario y provocándole pérdidas en la zona central, donde el tándem Cáseres-Mancuello se mostró particularmente incómodo.

En el segundo período, en la primera incursión a fondo, el equipo de Liniers llegó al empate, a través del mendocino Lucero.

Parecía que el equilibrio le permitía a los dirigidos por Pellegrino sostenerse unos metros más adelante en el campo y esa situación empezó a confundir al equipo ‘amarillo’, cuyo presidente es el argentino Alejandro Alfaro Moreno (exdelantero de Platense e Independiente).

Cuando Vélez no soportaba ningún asedio y el encuentro se había tornado más que equilibrado, un evitable penal del ingresado Nazareno Romero le permitió a Cortez (a él le cometieron la infracción) cambiar penal por gol: 2-1.

Más allá del ingreso de Luca Orellano, que brindó algo más de explosión al ataque visitante, el equipo de Pellegrino desatendió cuestiones defensivas y terminó colaborando para que Barcelona extendiera la diferencia.

Y así ocurrió a los 35m., cuando Guidara y De los Santos mostraron falta de coordinación en un rechazo defensivo, circunstancia que fue aprovechada por Perlaza para meter un sablazo bajo, que se tradujo en el 3-1 definitivo.


Defensa también afuera

Defensa y Justicia se sumó a Boca, Racing, Vélez y Argentinos en la lista de equipos argentinos eliminados prematuramente en octavos de final de la Copa Libertadores, en la que solamente River marchó rumbo a cuartos de final, al ser derrotado por uno de los candidatos al título, Flamengo, por un contundente pero también exagerado 4 a 1, en Brasilia, donde por primera vez hubo público en esta edición 2021 del certamen.

Defensa y Justicia fue a plantarse ante el poderoso Flamengo en Brasil de la misma manera que lo había hecho frente al vigente campeón de la Libertadores, Palmeiras, por la final de la Recopa Sudamericana.

Y lo hizo en un partido de distintas características a aquel más por el entorno que por lo que podía suceder dentro del campo de juego, donde "a priori" el conjunto dirigido desde el partido de ida que los cariocas ganaron por 1 a 0 en Florencio Varela por Renato "Gaúcho" Portaluppi surgía como el favorito para adjudicarse la serie.


En lo externo el partido hizo historia, porque se jugó con público por primera vez en la Copa Libertadores desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, aunque para ello Flamengo debiera trasladar su localía de Río de Janeiro a Brasilia, ya que en su ciudad de origen las autoridades sanitarias no permiten el acceso de hinchas a los estadios.

El aforo permitido fue del 25 por ciento de la capacidad del estadio Mané Garrincha, que puede albergar hasta 72.800 espectadores sentados.

Por lo tanto esta noche hubo en el estadio mundialista de la capital brasileña 18.000 aficionados, entre los que se contó el propio presidente de la Nación, Jair Bolsonaro.

Eso en cuanto al contorno del terreno de juego, porque dentro del mismo Flamengo ratificó, bien que sin demasiada elocuencia, esa superioridad sobre el "Halcón de Varela", que sin embargo vendió cara la eliminación dando pelea hasta el final con su mejor arma: la posesión del balón.

No se arredraron los conducidos por Sebastián Beccacece pese a que antes de los 10 minutos el reaparecido Rodrigo Caio, de cabeza tras un tiro de esquina desde la izquierda, puso prematuramente en ventaja a los rojinegros, que además llegaron a este encuentro y más allá del cotejo de ida, con 11 participaciones en el Brasileirao contra una de Defensa y Justicia, ante Huracán (1-2), y encima jugando con mayoría de suplentes.

Pero esa diferencia no se advirtió en cuanto al ritmo de juego, ya que si bien prevaleció el local levemente en ese aspecto durante los primeros 25 minutos de la etapa inicial, después el conjunto argentino emparejó y de a poco se fue acercando hasta el arco de Diego Alves, que apenas superados los 40 cometió un error garrafal por su impericia para jugar con los pies al hacer rebotar una pelota en Raúl Loaiza que terminó en gol.

Con el acicate de ese empate los "verdeamarillos" argentinos salieron a jugar la segunda etapa, manteniendo esa paridad en las acciones aun cuando superados los 20 minutos el local volvió a ponerse en ventaja cuando el uruguayo Giorgian De Arrascaeta aprovechó de cabeza un rebote en el travesaño de un disparo efectuado por el recién ingresado Michael, que ya había sido una pesadilla para el conjunto varelense en la ida.

Y de hecho Defensa y Justicia no solamente que peleó el partido hasta el final sino que por momentos manejó su desarrollo y se llevó a su rival a la rastra hacia el arco del irregular Alves.

Pero cuando todavía Defensa y Justicia estaba en partido, superados los 35 minutos, apareció otro recién ingresado como Vitinho que dos minutos después de pisar el también irregular césped del Mané Garricha terminó sellando la clasificación para Flamengo con un bombazo que se incrustó contra el ángulo superior derecho del arco defendido por Luis Unsain. Después, con todo hecho, repetiría en el cuarto y último minuto de descuento.

De esta manera Defensa y Justicia se sumó a la larga lista de equipos argentinos eliminados prematuramente de esta Copa Libertadores en octavos de final que empezaron ayer Boca Juniors y Racing Club y siguieron hoy Vélez Sarsfield y Argentinos Juniors, que sucumbió ante el único sobreviviente del ámbito nacional: River Plate.

Mientras que para Flamengo se vendrá el cuartos de final un rival que podría ser su connacional Internacional o bien Olimpia, de Paraguay, que empataron sin goles en el partido de ida disputado en Asunción y mañana definirán al último clasificado de octavos en Porto Alegre, desde las 21.30.