30/07/2021

​Roban más de 20 kilos de marihuana de un depósito de la PSA en Corrientes



Más de 20 kilos de drogas, parte de un cargamento que en 2018 había sido secuestrado por orden judicial por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a una organización delictiva, desaparecieron y todos los efectivos que prestan servicios en el aeropuerto correntino, quedaron bajo investigación. 

La droga estaba aún depositada en una oficina de la fuerza en Corrientes y se sospecha que detrás de la desaparición de este cargamento de estupefacientes, podrían estar involucrados miembros de la fuerza.
 
Se trata de treinta ladrillos de marihuana con un peso total de 23,7 kilos, cuyo faltante se detectó el pasado jueves a la tarde cuando se realizaba un control en la sala de armas de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en el aeropuerto Fernando Piragine Niveyro, más conocido como Cambá Punta, de Corrientes.
 
El director nacional de la PSA, José Glinski , tras conocerse el faltante ordenó la inmediata intervención de la regional Corrientes desplazando a Carlos Gamarra, quien se venía desempeñando al frente, y reemplazándolo por Andrea Cieri, una de las primeras expertas en explosivos de esa fuerza y que venía prestando servicios en la ciudad de Córdoba.


La droga estaba guardada aún casi tres años después de haberse realizado su secuestro, dentro de cajas en armarios cuyos precintos se detectó estaban adulterados. Las cajas debían contener 36 kilos de marihuana, pero al ser pesada se comprobó que sólo había 12,8 kilos. El faltante es de 23.7 kilos. Además de una investigación interna, se realizó una denuncia en el juzgado federal Nº2 de Corrientes.
 
De acuerdo a fuentes de la misma fuerza y de la Justicia Federal, la droga robada sería parte de un secuestro del año 2018 producto de una investigación que se había iniciado dos años antes y que ya había tenido allanamientos en el 2017. El golpe final fue en el 2018 con operativos en Corrientes y Santiago del Estero cuando se secuestraron unos 204 kilos de marihuana.
 
La organización entones desarticulada, realizaba la logística del envío de marihuana y también de cocaína desde Corrientes y Santiago del Estero hacia Tucumán y Rosario. En Quimili, Santiago del Estero, había sido detenida la jefa de la organización narco y la investigación se había iniciado a partir de causas abiertas en el Juzgado Federal 4 de Rosario y en el de Tucumán.
 
La PSA en el 2018, había logrado incautar durante dos procedimientos - uno en Ruta Nº89 en cercanías de Quimilí y otro en Corrientes- un total más de 157 kilos de marihuana, alrededor de $90.000 pesos, y detuvo a tres personas de nacionalidad argentina.
 
En uno de esos operativos, un Peugeot 308 en el que iban una mujer de 38 años, la jefa de la organización, y un varón de 24, hallaron 101 panes de cannabis sativa embalados en cajas de cartón, que arrojaron un peso de más de 75 kilos.
 


El otro automóvil, un Volkswagen Bora, que iba por delante para alertar de cualquier situación en el camino, era conducido por un cómplice de 23 al que se le halló entre sus prendas 13 gramos de marihuana. Durante la requisa, el personal policial incautó $62.462, 1.200 dólares, cuatro celulares, dos chips telefónicos y documentación relevante para la causa.
 
Casi 24 horas después de ese golpe en Santiago del Estero, la PSA en Corrientes allanó una vivienda donde residía uno de los investigados. Allí secuestraron un Volkswagen Saveiro en cuyo interior y parte trasera se encontraban disimulados 82,468 kilos de marihuana, acondicionados en 103 panes envueltos en nylon y arpillera para su transporte.
 
Además, incautaron $3.500, tres teléfonos celulares, cinco chips telefónicos y documentación de interés.

 

La pesquisa era un desprendimiento de la causa que comenzó en 2016 en Rosario, Santa Fe, vinculada al “clan Juré” y que había provocado 27 allanamientos en Rosario y otros dos en celdas de las unidades de Coronda y Piñero del Servicio Penitenciario provincial.
 
Curiosamente, y pese a que pasaron casi tres años desde los allanamientos que pusieron fin al accionar de esa banda narco, y a que en el medio hubo numerosas quemas de estupefacientes ampliamente difundidas, la droga secuestrada por la PSA seguía guardada en una dependencia del aeropuerto Camba Punta.