26/09/2021

​Colombia señala a un ex funcionario haitiano como quien ordenó matar al presidente de Haití



La trama del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse reveló este viernes un nuevo elemento, al ser identificado un exfuncionario del Ministerio de Justicia como el responsable directo del crimen que conmovió al país caribeño.
 
De acuerdo con la policía colombiana, que participa de la investigación del asesinato, el exfuncionario Joseph Felix Badio fue quien dio dado la orden de matar a Moïse, tres días antes de la ejecución del plan.
 
El general colombiano Jorge Luis Vargas, jefe de la policía colombiana, dijo en un mensaje de video que Badio les dio la orden de asesinato a los exsoldados colombianos Duberney Capador y Germán Rivera, quienes inicialmente habían sido contactados para integrar servicios de seguridad.
 
“Varios días antes, al parecer tres, Joseph Felix Badio, quien fue exfuncionario del Ministerio de Justicia, que laboró en la unidad de lucha contra la corrupción con el servicio general de inteligencia, le indica a Capador y a Rivera que lo que tienen que hacer es asesinar al presidente de Haití”, aseguró Vargas.
 
Sin embargo, la investigación aún no determina si Badio actuó siguiendo órdenes y los motivos por los cuales se decidió matar al líder haitiano, cuando según la policía colombiana el comando de mercenarios había sido contratado con la misión de detener a Moïse y entregárselo a la agencia antidrogas estadounidense DEA. Badio se había reunido con ambos exmilitares para decirles que su misión era arrestar a Moïse, en efecto, pero en esa última reunión habrían cambiado los planes.
 
La denuncia surge tras una investigación del gobierno de Haití y la comisión integrada por la Dirección Nacional de Inteligencia y la policía colombiana junto a Interpol. Vargas también afirmó que las autoridades tienen datos sobre cómo se cometió el homicidio.
 
Moïse fue asesinado a tiros en su casa el 7 de julio por lo que las autoridades haitianas califican de un grupo de hombres armados que incluía a 26 colombianos y dos haitianos-estadounidenses. Dieciocho colombianos fueron detenidos, entre ellos Rivera. Otros tres murieron tras enfrentamientos con la policía, incluido Capador.
 
Una fuente del gobierno de Estados Unidos había dicho el jueves que un comité del Senado investiga el entrenamiento por parte del Ejército de ese país de algunos de los colombianos detenidos.
 
En tanto, la vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, dijo que el gobierno enviará una misión consular a Haití tan pronto como lo apruebe el país, para reunirse con los colombianos detenidos, asegurar que se respeten sus derechos y seguir adelante con la repatriación de los restos de los fallecidos.
 
El Ministerio de Relaciones Exteriores está en contacto diario con las familias de los muertos y detenidos, agregó Ramírez a periodistas, al tiempo que reiteró las afirmaciones del gobierno colombiano de que muy pocos de los exsoldados sabían sobre el plan de asesinato, pero dijo que los responsables deberán pagar el precio. “Sea quienes sean, vengan de donde vengan todas las consecuencias drásticas que este crimen debe tener”, subrayó.
 
Familiares y colegas de algunos de los detenidos afirmaron que los sospechosos fueron contratados para trabajar como guardaespaldas y señalan que son inocentes del complot.