30/07/2021

​100.250 argentinos fallecidos al 14 de julio, cinco días de duelo nacional



Un dolor inmenso atraviesa al conjunto de la sociedad por todos y cada una de las víctimas fatales de la pandemia expresa el decreto 459/21 suscripto hoy por el presidente Alberto Fernández y el jefe de gabinete Santiago Cafiero.
 
Es por ello que se decretan cinco días de duelo nacional. ¿Por ello?. La bandera nacional debe permanecer izada a media asta en todos los edificios públicos del país.
 
Días atrás, cuando se contaban unas 93.000 personas fallecidas, al señor presidente se le ocurrió organizar un solemne acto en homenaje a las víctimas de ese momento. Él y la primera dama, más funcionarios varios, algunos gobernadores, encendieron velas por cada una de las víctimas y además colocaron una rosa blanca en sentido, conmovedor homenaje. También fue contratada una artista que improviso una canción.
 
Pero inconcebiblemente, a ese solemne homenaje recordatorio a las víctimas no fueron invitados, ni siquiera alguno de los familiares de los prójimos fallecidos. ¿"Olvido sin querer". O temor a reprimendas?.
 
Consecuencia, en dicho acto, obviando esas invitaciones, el acto tuvo un evidente olor a aprovechamiento político de conveniencia. "Una mise en escena", demagoga, populista, hipócrita, cínica.
 
Y ahora que se superaron las cien mil víctimas inocentes que el virus envió al más allá, aparece el consabido, histórico simbolismo. Banderas a media asta ordena un decreto que expresa sentidas frases llenas de bla bla blas.
 
¿Alguna autocritica de los responsables directos de semejante cifra de muertos?. ¡Nada!. ¿Arrepentimientos por errores cometidos?. ¡Ni uno!. ¿Disculpas a los familiares de las más de cien mil víctimas?. ¡Jamás!.