30/07/2021

Las distintas facetas de las adicciones en un libro de Gustavo Gómez



En el marco del Día Internacional contra el Tráfico Ilícito y Abuso de Drogas, que se conmemora cada 26 de junio, desde Corrientes, en un tiempo de características particulares y en una nueva normalidad, el director del Centro para el Tratamiento de Consumo Problemático y Adicciones Dispositivo El Camino, médico psiquiatra (MP 2.316) Gustavo Gómez, también hace su aporte desde su experiencia como tal y desde las distintas etapas que atravesó el espacio de atención a pacientes desde su creación en el año 2019, a través de un libro.
Recientemente salida de imprenta, la obra lleva por nombre Consumo Respeto y en sus páginas, el autor busca reflejar en tiempo de prosa y su consiguiente explicación, esas vivencias. “El libro surge como una necesidad de plasmar la experiencia de haber conformado el Dispositivo, así como también los distintos momentos que debimos atravesar”, dijo a modo de introducción su autor. En esas páginas –según comentó- se cuentan experiencias que lo fueron constituyendo como profesional de la salud mental desde su paso como médico residente en el hospital de Salud Mental San Francisco de Asís de Corrientes, sus consultas como terapeuta, como también su rol como funcionario público en dos oportunidades.
“Estas vivencias y experiencias son presentadas a modo de prosa referidos al consumo problemático, a lo largo de los capítulos fui desglosando punto por punto diversas situaciones en las consultas recibidas en todo este tiempo. Es por ello que cada capítulo –inclusive- lleva por título hechos como las crisis, la intoxicación, el consumo problemático, la cultura, la codependencia, y demás”, contextualizó el médico psiquiatra.
Lazos afectivos
En Consumo Respeto, Gómez también pone foco en la ligazón afectiva del paciente porque, junto con el trabajo interdisciplinario que se lleva a cabo en El Camino, también es imprescindible contar con el acompañamiento de las familias y las amistades para conformar una comunidad terapéutica. “Y en ese contexto también se conjugan las demandas, angustias y expectativas de las partes involucradas, las cuales deben ser contempladas en propuestas terapéuticas que realizamos y para lo cual, es menester establecer alianzas tanto con el consultante como con sus acompañantes, quienes constituyen la red afectivo-emocional del paciente”, señaló.
El especialista en salud mental a su vez remarcó que las partes deben tener la claridad que desde el inicio de la atención de un paciente, comienza un proceso de cambio “pero cuyos resultados no se dan de un día para otro, ni es blanco o negro, o consumo o abstinencia; es un largo proceso en el que tenemos algunos conceptos que nos guían y que hoy una base para poder abordar la problemática y no cometer errores, por lo que después de estos años recorridos, tenemos muy en claro qué cosas no hacer para no atentar con el abordaje”.
En relación a cuáles son las herramientas utilizadas para evitar el naufragio del proceso y las consiguientes frustraciones, Gómez dijo que se basan en conceptos como pre-contemplación y contemplación, “los cuales nos permiten determinar en la etapa de diagnóstico en qué situación se encuentra el paciente para así, promover determinados procesos de cambio. La experiencia nos permitió entender que no podemos forzar que alguien haga algo para lo cual no está preparado, lo cual genera consecuencias contrarias a las buscadas”.
 
Finalidad del libro
Al ser consultado qué ansía aportar con este libro, el médico psiquiatra indicó que busca aportar un poco más de claridad sobre esta temática “y poder entender qué es el consumo problemático y cuáles son sus implicancias, en sus distintas modalidades y aristas. Es decir, aportar información para comprender y dejar de lado los tabúes, prejuicios y para tener un mejor entendimiento y dejar de lado tanta generalización y estigmatización con respecto a las características del consumidor”.
En esa línea puntualizó que “en la actualidad todos somos consumidores, el punto es qué se consume y cómo se consume, pero el determinante para estar en un proceso terapéutico es justamente el cómo, donde además debemos prestar atención como sociedad para poder trabajar en la prevención. Para eso, es vital contar con la información y el conocimiento adecuado”.
“Ojalá que todos podamos hacer nuestro aporte porque en la actualidad, ya tenemos datos muy alarmantes a nivel país que nos indican que el 10% de la población del país tiene un consumo problemático y esta, es una cifra muy alta”, apuntó.
“La prevención debería abordarse con el conocimiento, con la comprensión, con escuchar y no juzgar, llevando a cabo estas acciones, ya tenemos el 50% de la batalla ganada”, concluyó.