09/05/2021

Martín encontró en la cata de sodas unir trabajo y pasión



Desde tiempos inmemoriales, la soda ha ido ganando espacio. Según indica la historia fue en 1832 en Nueva York, cuando se fabrica la bebida que mezcla  agua con dióxido de carbono. En Argentina, la bebida está ligada a esa tradicional mesa familiar donde el sifón estaba siempre listo para mezclar con vino. 

Muchas de las soderías del país se extinguieron con el correr de los años, pero lo cierto es que aún la bebida mantiene un mercado fiel. Martín Juárez, es oriundo de Flores, pero ahora vive en Colegiales, en la ciudad de Buenos Aires. Hace tres años, decidió convertir su pasión por la soda en una actividad formal. Quintaesencia lo entrevistó para conocer lo particular de su trabajo y como un hobbies, logró transformarse en algo rentable. 

Para seguir leyendo, clic aquí:
Martín encontró en la cata de sodas unir trabajo y pasión