14/04/2021

​Como en Curuzú Cuatiá hace unos años atrás, roban las vías del tren en Corrientes



Un viejo delito resurgió en Corrientes: el robo de rieles de las ex vías del tren Urquiza que llegaba hasta nuestra ciudad. La novedad es ahora que lo están haciendo a plena luz del día, con una logística que no se oculta y a metros de la ex estación de trenes de Corrientes, detrás de la terminal de ómnibus.

La denuncia la realizaron vecinos de la zona mediante las redes sociales, aunque ya hubo intervención policial por el caso. Un grupo de personas, a plena luz del día y con herramientas pesadas comenzaron a cortar y sacar los rieles y durmientes de las vías que décadas atrás permitía que tanto el tren de cargas como el de pasajeros de la línea Urquiza uniera esta ciudad con Buenos Aires y diera conexión fluida además a una larga lista de pueblos de Corrientes y Entre Ríos, muchos de los cuales prácticamente desaparecieron al levantarse los ramales.

Los durmientes y rieles robados estaban siendo cargados en camión cuyo conductor fue identificado con el apellido Ramírez. Este miércoles quedó detenido en la esquina de calle Las Piedras y Bostón de Corrientes cuando fue interceptado por la Policía.
Tanto los rieles como los durmientes son puestos a la venta en un mercado negro donde alcanzan valores de entre 3 mil y 5 mil pesos dependiendo del estado y de la longitud.

Este no es el primer robo de vías importantes que se produce en Corrientes. Años atrás, durante la gestión de Carlos Rubín como intendente de Curuzú Cuatiá, en esa zona fueron sustraídos más de 10 kilómetros de vías en un hecho que fue puesto al descubierto por la Policía Provincial y que involucró incluso a un efectivo de la Policía Federal.

En la investigación quedaron implicados en aquel tiempo no sólo personas ligadas al Municipio de ese entones sino además dirigentes políticos de Sauce en Corrientes, de la provincia del Chaco y de Avellaneda en la provincia de Buenos Aires. Los rieles robados terminaban finalmente en una fundición de esa ciudad bonaerense.

Detrás de la maniobra para robarse esos diez kilómetros de vías, aparecían a modo de pantalla, además de los dirigentes políticos todos de la misma fuerza política, un centro de residentes chaqueños del Gran Buenos Aires y una supuesta ONG que construiría una vía para llevar agua a comunidades originarias de la zona de Juan José Castelli, obra que se comprobó no existía.

Afinidades políticas mediantes, la causa judicial no tuvo mucho avance habida cuenta, en primer lugar, de que varios de los responsables identificados se dieron a la fuga, a la par que los organismos nacionales encargados de resguardar los bienes del estado, hicieron la vista gorda y optaron por no impulsar la denuncia por el robo de esos materiales propiedad del estado argentino dejando la maniobra casi en la impunidad.

 No fueron los de Curuzú Cuatiá antes y Corrientes ahora los únicos robos de rieles y durmientes que sufrieron las vías del viejo ferrocarril Urquiza. A lo largo de la Ruta Nacional 12 en distintos tramos entre Corrientes y Pedro R Fernández, corre el terraplen de las vías, y a simple vista se puede notar la ausencia de muchos tramos de rieles, o, en otros casos, rieles en el aire debido a que se robaron los durmientes.