14/04/2021

Comité contra la tortura suspendió a uno de sus miembros acusado de secuestro



El Comité Provincial contra la Tortura de Corrientes, confirmó a las cámaras de Senadores y de Diputados la suspensión a uno de sus integrantes acusado de “la presunta comisión de los delitos de estafa, extorsión, y privación ilegítima de la libertad” y que actualmente se halla detenido a disposición de la Justicia luego de algunas semanas prófugo.
Se trata de Daniel César Almirón, de 37 años de edad, quien había designado por resolución 123 de la Cámara de Diputados y 34 del Senado, ambas del 2020, a propuesta de la Fundación Amaneceres de Esperanza, de la que es fundador y presidente, como miembro del Comité Provincial de Evaluación del Seguimiento y Aplicación de la Convención contra la Tortura y otros tratos o Penas Crueles, Inhumanas y Degradantes. 
El comité elevó una nota a ambas Cámaras legislativas con la firma de su presidente el doctor Ramón Leguizamón y su secretaria, la diputada Alicia Meixner, confirmando que tras una reunión con el representante del Poder Judicial, el doctor Alejandro Chaín, y los representantes de las ONG Alejandra Mumbach y Julio Fagalde, y tras el informe de la fiscal de Instrucción Miriam Meza, se decidió la suspensión de Almirón.
La medida fue también notificada al Servicio Penitenciario provincial y a la Jefatura de Policía, ya que los integrantes del Comité tienen facilidades de acceso a los centros de detención, algo de lo que Almirón se habría aprovechado para cometer los delitos de los que se lo acusa tras una denuncia de una mujer, Sandra Beatriz Martínez, alojada en el instituto Pelletier y condenada a perpetua por un homicidio.
 Almirón está acusado de haber secuestrado al hijo de la mujer denunciante a la que habría exigido le ceda vehículos y propiedades a cambio de “volver a ver al chico”. El hombre había sido años atrás condenado a 12 años de prisión por asalto a mano armada a una distribuidora de lácteos que protagonizó en la ciudad de Resistencia, Chaco, como parte de una banda que encabezaba un ex sub comisario de esa provincia.
Estando ya condenado, fue protagonista de una fuga a la que la Policía de Corrientes le puso fin cuando lo detuvo en el 2006 en una de las calles del barrio de las 1.000 Viviendas. Tras su liberación Almirón apareció en Chaco relacionado a ONG que trabajaban, fundaciones y cooperativas mediantes, con personas que recuperaban su libertad, algo que trasladó a Corrientes donde fundo Amaneceres de Esperanza, de la que se valió para postularse a integrar el comité contra la tortura.