08/03/2021

​El Vacunagate deja al descubierto cada vez más privilegios en la vacunación a amigos del poder nacional



Pese a que la flamante ministra de Salud, Carla Vizzotti, afirmó este lunes que “desconocía totalmente” el operativo en el edificio del ministerio para vacunar de manera paralela al menos a 10 personas, en realidad fueron más de 70 entre periodistas, sindicalistas y dirigentes políticos afines al Gobierno, el incendio parece estar lejos de sofocarse. Hoy, además de los nombres que surgieron de la lista oficial del Gobierno de quienes se vacunaron en ese lugar preferencial, se conoció que el procurador general de la Nación, Carlos Zanini, uno de los dirigentes de mayor cercanía a la vicepresidente Cristin Fernández, fue inoculado el 21 de enero pasado también a escondidas y con el agravante de que se hizo aparecer su vacunación como de personal esencial de salud.
“No hay un vacunatorio vip, fue una situación puntual de vacunación de 10 personas en una situación incorrecta, reprochable”, indicó la funcionaria. Horas más tarde el gobierno difundía la lista oficial de personas vacunadas por personal del Hospital Posadas, una lista donde aparecen por ejemplo el ex presidente Eduardo Duhalde y su esposa Hilda González, periodistas cercanos al gobierno, empresarios, legisladores y hasta el propio Zanini.
Vizzoti había asegurado que que es “absolutamente falso” que el Gobierno disponga de 3000 vacunas para un uso discrecional. “El Ministerio tiene un stock estratégico de todas las vacunas por si hay algún problema con la cadena de frío en algún distrito, para que no quede desabastecido”, expresó.
Pero el caso que más ruido hizo fue el de Carlos Zannini, procurador del Tesoro de la Nación y uno de los dirigentes más cercanos a Cristina Kirchner, quien según reveló la periodista Mariela Arias de La Nación, recibió la primera dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus en enero, según quedó asentado en los registros el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino, SISA.
El funcionario, de 66 años, fue vacunado como "personal de salud", lo que significa que además se falsearon los datos del vacunado para ocultarlo. Zannini recibió la vacuna el 21 de enero, mismo día en que se la aplicaron al presidente Alberto Fernández. Ese mismo día también vacunaron al vocero presidencial, Juan Pablo Biondi, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. 
Este lunes el diario Clarín reveló además que el echado ministro Ginés González García no era el único que disponía y repartía los privilegios de las vacunas VIP. Su sobrino y jefe de gabinete, Lisandro Bonelli, también manejaba a discreción el acceso a las vacunas junto a Marcelo Guille, empleado por el ministerio y director suplente de una sociedad creada por González García, y Claudio Miguel D'Amico, que trabaja en la cartera de Salud. Todos ellos ya fueron inoculados con la vacuna Sputnik V y al igual que el resto de la lista recibirán la segunda dosis por decisión del gobierno nacional.
Al igual que Carlos Zannini, el procurador del Tesoro, de 66 años, y cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner, al menos cinco legisladores provinciales de Buenos Aires, entre ellos un ex intendente, y el vocero de un ministro de Axel Kicillof ya recibieron las dos dosis de la vacuna Sputnik V, anotados como personal de salud, según registros del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino, SISA.
Así, entre los vacunados aparecen la senadora Gabriela Demaría (abogada y docente universitaria) y los diputados provinciales Julio Pereyra (69, ex intendente de Florencio Varela), Alberto Ruben Conocchiari y Walter Carusso, del bloque Cambio Federal, que apoya el armado político del radical Gustavo Posse, intendente de San Isidro, y del ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.