08/03/2021

Detuvieron al miembro del Comité contra la Tortura que estaba prófugo por un secuestro



César Daniel Almirón, el integrante del comité contra la tortura de Corrientes acusado de secuestro y extorsión, fue detenido después de varios días prófugo. Está alojado en la comisaría Primera de Corrientes a disposición de la Justicia que, lo investiga tras la denuncia de una interna del Instituto Pelletier a la que habría secuestrado el hijo. El objetivo del detenido habría sido quedarse con sus propiedades.
Fuentes policiales y judiciales confirmaron a La República Digital, la detención del hombre que ya había cumplido una condena a 12 años de prisión por un asalto a mano armada en la ciudad de Resistencia. En Corrientes había creado una fundación, Amaneceres de Esperanza que, pese a no contar con personería jurídica, logró colocar un representante en el Comité contra la Tortura de Corrientes, cargo en el que llegó con acuerdo legislativo junto a representantes de reconocidas organizaciones de derechos humanos de distintas ciudades de Corrientes.
Mientras que fuentes legislativas confirmaron a este medio que ni bien se reanude la actividad en las Cámaras será dado de baja del Comité, la Justicia ya le había retirado todos sus permisos de ingreso a los penales correntinos, privilegio de los que habría usufrutuado para cometer un secuestro y extorsión en perjuicio de una condenada a cadena perpetua.
La denuncia contra Almirón fue presentada por Sandra Beatríz Martínez, de 58 años, quien junto a su hija Ludmila Zerrizuela Martínez de 24 años, están presas en la Unidad Penal 3 - conocida como El Pelletier-. Ambas están condenadas a prisión perpetua por ser parte del crimen de Justa Valenzuela, de 86 años, quien en diciembre del 2017 apareció muerta en el cementerio de la localidad correntina de 9 de Julio, a 175 kilómetros de la capital provincial, con un crucifijo clavado en la garganta.
Martínez tiene además un hijo varón, hoy de 17 años, que cuando la mujer fue detenida y luego de pasar un tiempo al cuidado de empleado de la mujer en el interior provincial, la Justicia ordenó su internación en el instituto Miguel Magone de Corrientes.
De allí, con engaños, Almirón habría logrado sacarlo y llevarlo a una vivienda del barrio 17 de Agosto de donde, lo rescató la Policía Provincial. A partir de ahí habría comenzado el camino de extorsión de Almirón hacia Sandra Martínez, quien llegó a firmar la cesión de parte de sus propiedades bajo la amenaza de que no volvería a ver a su hijo.
Finalmente, la mujer, que espera resolución a la apelación a su sentencia a perpetua, optó por contarle a una abogada lo que estaba padeciendo y decidió denunciar ante la Justicia, al hombre de 37 años que estuvo varias semanas prófugo tras la orden de detención de la Justicia.