21/10/2020

​Los incendios de campo afectaron casi medio millón de hectáreas según el INTA


El 2020 será un año muy recordado a lo largo del tiempo en Corrientes, no solo por la pandemia del Covid 19 de impacto universal para la salud humana, sino también por las escasas precipitaciones y la bajante del Río Paraná, fenómenos ambientales que ponen en riesgo la producción agropecuaria de la región. Las condiciones meteorológicas reinantes en gran parte de este año en la región y las noticias sobre incendios, llevaron al grupo de Recursos Naturales del INTA Corrientes a hacer esta clasificación imágenes satelitales, para detectar la superficie quemada en la provincia, señaló el doctor Ditmar Kurtz, jefe del Grupo de Recursos Naturales del INTA Corrientes.
En los pastizales de todo el mundo el fuego se utiliza para eliminar el material muerto seco en pié para favorecer el rebrote del pasto. En este sentido, el uso del fuego no siempre es razonable, ni recomendado debido al peligro de que se produzcan incendios. La dirección de Recursos Forestales de la provincia, elabora semanalmente el “índice de peligro de incendios”, que va de bajo a extremo, según varían los factores que intervienen en el cálculo. A partir de un índice “alto” el uso del fuego en el sector agropecuario está prohibido.
Por las escasas precipitaciones, desde el mes de marzo de 2020 estamos en un período considerado “seco”. Pero particularmente durante el mes de agosto y según las distintas localidades el índice estuvo por encima del umbral crítico “alto”, donde las quemas no están permitidas. Cabe aclarar que este trabajo no busca detectar si son quemas intencionales o espontáneas, solamente calcular el área recientemente quemada, en la provincia de Corrientes, señaló Kurtz.
El trabajo consistió en la clasificación digital de 18 imágenes satelitales del mes de agosto de 2020 que cubren la totalidad de la provincia, señaló el licenciado Raúl Barrios del grupo de Recursos Naturales. Por ejemplo, y de acuerdo al color, negro-oscuro, luego de una quema y combinado adecuadamente las bandas de las imágenes, se pueden separar las áreas quemadas de las no quemadas.
La clasificación, identificó las quemas recientes de fines de julio a finales de agosto, ya que el color de la quema es visible incluso por un tiempo (variable después de ocurrida la quema). La clasificación también detectó zonas quemadas más antiguas o menos intensas. Barrios insistió en que el trabajo de clasificación estuvo basado en evidencias satelitales y con la ayuda de la página de focos de anomalías térmicas de la NASA. Si bien esta clasificación no posee control de campo, las evidencias satelitales son contundentes, señaló.
Las quemas recientes (de fines de julio o agosto) o muy intensas sumaron 285.256 hectáreas (un 3% provincial), mientras que las quemas más antiguas o rápidas/leves otras 199.491 hectáreas (2%). De la superficie de casi 9 millones de hectáreas que posee la provincia, en total se registraron 484.748 hectáreas quemadas, alrededor del 5% de la superficie.
Lic. Violeta Hauck hauck.violeta@inta.gob.ar