20/09/2020

​Patricio Tabárez: “la motivación es pelear el título, voy por eso”

El alero es la nueva contratación del Club del Parque Mitre, y dejó plasmada sus apreciaciones antes de llegar a la ciudad para calzarse la indumentaria remera. 


Patricio Tabárez es hombre de básquet, en sus 29 años nunca hizo otro deporte y desde pequeño mamó la pasión que mostraban sus hermanos mayores en la cancha. Vivía diariamente con la naranja en su lugar de origen, Presidente Derqui, provincia de Buenos Aires. Profesionalmente recorrió Liga B (actualmente Federal), TNA y Liga Nacional. Pasó por Peñarol, Hispano Americano, Obras Basket y Boca Juniors, y hoy es la nueva apuesta de Regatas Corrientes, el equipo dirigido por Lucas Victoriano que se arma con miras en la nueva Liga Nacional 20/21. Eligió el club “por la ambicion que tienen como proyecto, porque vienen haciendo las cosas bien hace muchos años y son un club que siempre se pone la vara muy alta al empezar cada torneo, asi que estoy muy ansioso y con ganas de empezar”, reconoce el jugador que promedió 14.5 puntos y 4.5 rebotes en sus 27 partidos de la última temporada. Si bien en su carrera no compartió equipo con nadie de su nuevo plantel, dice estar muy contento porque el club tiene “un objetivo claro que es pelear el campeonato. Cuando apareció la opción, a diferencia de otras posibilidades que tuve en este mercado, lo que más me tentó fue esto, que es un equipo decidido a pelear el campeonato. Y además viene armándose de hace varios años, ya conocen cómo trabaja Lucas, y creo que corren con mucha ventaja. La principal motivación fue pelear el título, voy por eso.” En cuanto a la modalidad de juego de Victoriano asegura que “cuando ya lo plantean de movida y vos sabes al tipo de proyecto que te estas sumando, cambia mucho la ecuación. Porque una cosa es encontrarte con eso, con que de repente no sos titular y vos fuiste con esa idea, y otra cosa es encontrarte con el proyecto de Lucas, que quiere que el equipo crezca al unísono, eso la verdad es que es muy importante. Pero bueno, también depende mucho de los jugadores, saber que dependemos todos de que todos rindan en alguna parte… va a ser un trabajo constante a lo largo de la temporada para lograr eso”, admite Patricio. CORRIENTES, EL NUEVO DESTINO La ciudad de las siete puntas fue el nuevo horizonte para muchos jugadores del sur del país, que vinieron a aportar al crecimiento remero pero se llevaron también una gran experiencia para su trayectoria. Tabarez admite que la ciudad no fue determinante para la elección, porque primero evalúa lo deportivo: “no tomar todas las opciones del mercado porque no te guste la ciudad o por ciertas pequeñeces, no me parece una opción válida”, sentencia el bonaerense. Lo que sí tuvo en cuenta a partir de visitas previas es que es muy difícil jugar por el calor. “Es algo que siempre se veía cuando iba a jugar allá, y que ahora ‘nosotros’ corremos con ventaja porque viviríamos ahí todo el año. Es algo para aprovechar y tener muy en cuenta, ya que la rotación de Victoriano te hace llegar a los últimos 5 minutos con más aire que el rival, y podemos sacarle el jugo”. LA TEMPORADA DE LA BURBUJA La cuarentena fue distinta en cada provincia, afectando a las posibilidades de entrenamiento de los atletas de todos los deportes. En el caso suyo hubo un esfuerzo individual: “no pasé más de una semana sin entrenar, porque con mi físico pierdo mucha masa muscular y no puedo dejarme estar ni tomarme mucho tiempo recreativo, asi que vengo entrenando desde el inicio de la cuarentena. Creo que va a redondear para abajo este tiempo que estuvimos sin entrenar, sin dudas. Pero como se vio en la NBA, los jugadores que estuvieron aprovechando el tiempo, entrenándose y mejorando en lo que se podía, van a marcar la diferencia en los primeros 10 o 12 partidos.” Siguiendo el ejemplo de la liga norteamericana, en Argentina se diagrama un torneo dividido en “burbujas”, la que Tabarez aprueba, considerando la situación, pero también afirma “tendremos que adaptarnos, va a ser un sacrificio muy grande porque serán 40, 50 días sin familia, sin amigos, todo por redes sociales y videollamadas. Pero todos necesitamos volver a trabajar y poner la máquina en funcionamiento de nuevo, tanto jugadores como referís, jefes de mesa, prensa”. ¿Respetará el jugador argentino los límites impuestos por la burbuja? “Sin duda. El jugador argentino ya está acostumbrado a varias cosas. Los que ya tenemos unos años de Liga hemos viajado dos mil kilómetros en combi, hemos hecho un montón de cosas por pasión más que por profesión. Sacando cuentas muchas veces no conviene ser basquetbolista, pero la verdad es que estamos acostumbrados y nos vamos a adaptar. Todo sea por la pasión que tenemos por el básquet”, selló Tabarez.