01/10/2020

Restauran el mural del General San Martín en la esquina de Tucumán e Yrigoyen


El Departamento de Arte Público de la Municipalidad de Corrientes, restaura el mural ubicado en la esquina de Tucumán e Yrigoyen donde la figura del general José Francisco de San Martín junto a su caballo se resalta y atrapa al que  pasa por la zona, llevándote, con sólo mirarlo a la historia de San Martín.
Desde hace pocos días y próximo a reinaugurarse en la esquina de Tucumán e Yrigoyen empieza a mostrar sus colores originales, una figura del Libertador de América realizada por uno de los artistas más renombrados en cuanto a muralismo se refiere en Corrientes, el fallecido Juan Carlos Soto.
“Para nosotros es muy importante y representativo la puesta en valor de este mural justamente en el mes en honor al Padre de la Patria, José de San Martin porque además invita al transeúnte o automovilista a observar en detalle lo que es esta obra con más de 25 años de existencia”, indicó el subsecretario de Cultura municipal, José Sand quien invitó a uno de los artistas que tuvo participación en la obra para guiar al Departamento de Arte Público con la técnica utilizada. 
 “Lo importante de este mural  que está en una ochava muy transitada de Corrientes, es que homenajea al Libertador y fue uno de los últimos trabajos de Juan Carlos Soto, el padre del Muralismo correntino y tiene un  carácter de ser autobiográfico”, comentó José Kura quien colaboró en la obra.
“Veo con alegría que se han abocado a la reparación del mismo y quiero agradecer a las autoridades municipales que están recuperando este pequeño pero modesto mural para homenajear y refrescar también la memoria de lo que fue nuestro gran artista Juan Carlos Soto y esta, una de sus últimas obras”, agregó y reconoció la experiencia del Departamento de Arte Público dado que pusieron todo su empeño  en trabajar con los mismos materiales, sobre todo “cuando hay que reponer el color ( que sale por la luz, el viento, la lluvia, por eso viene bien  que después de tantos años se recupere una obra que yo tuve el placer y el orgullo de haber colaborado para su finalización.
 A esta puesta en valor se suman  las obras que ya se iniciaron en el monumento de La Rioja y Costanera  que data del año 1950.