01/10/2020

​Pese a las advertencias, la policía tuvo que ir a parar otra fiesta


A menos de 24 horas de la apelación a la responsabilidad de los correntinos y a el anuncio de endurecimiento de los controles para evitar fiestas y reuniones de más de diez personas hecho por el gobernador Gustavo Valdés, la policía de Corrientes tuvo que intervenir para dar por finalizada una fiesta que se realizaba con la presencia de jóvenes y menores en el barrio Popular.
Efectivos del GRIM 4, alertados por denuncia de vecinos, tuvieron que intervenir en una vivienda de Quinquela Martín y J. Muñiz, en el barrio Popular de Corrientes porque allí se realizaba una fiesta clandestina.
De acuerdo a los informes policiales en el lugar había unos 50 jóvenes, muchos de ellos menores que fueron enviados de regreso a sus casas dándose por terminado el encuentro cuyos organizadores deberán ahora enfrentar la denuncia penal correspondiente.