12/07/2020

​Argentina enfrenta la mayor caída de su historia de la actividad económica:26,4 % en abril


En abril la economía argentina enfrentó un golpe tremendo. Vapuleada por una recesión que ya lleva 30 meses la actividad se desplomó 26,4% en la comparación interanual, en medio del efecto paralizante de la cuarentena estricta. Así se llegó a una caída inédita para el país que dejó atrás la anterior "marca negra", la de marzo de 2002, cuando se había hundido 16,7% en lo que, hasta entonces, era la peor crisis de la historia.
Según precisó el INDEC, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró una merma de 17,5% en abril respecto del mes previo y de 26,4% de forma interanual. Así, la actividad acumuló una pérdida de 11% en los primeros cuatro meses del año con relación al mismo período de 2019.
La contundencia del derrape de abril le ganó a los pronósticos que anticipaban una pérdida en torno al 20%. Con ya más de 100 días de cuarentena y sin un horizonte de salida, las consultoras empeoran sus estimaciones y ahora prevén que el PBI este año podría derrumbarse hasta 12%, una marca peor al registro de 10,9% del 2002.
Aquella vez el derrumbe fue producto de una crisis política, económica y social que se precipitó en el verano de 2002 pero que tuvo una recuperación sostenida desde finales de aquel año en adelante.
Esta vez el país viene arrastrando un largo proceso de recesión y alta inflación atravesado por una nueva reestructuración de la deuda que demora en resolverse. Sobre este escenario aterrizó el Covid-19 en marzo y con él, la cuarentena estricta.
Todas los sectores cayeron durante abril. Los dos más golpeados fueron construcción (-86,4%) y hoteles y restaurantes (-85.6%). Pero incluso rubros que sufrieron menos el impacto de la cuarentena, como el agro o salud, terminaron con números negativos, con caídas de 10,3% y 32,6%, respectivamente.
Si bien cayeron menos, por el peso que tienen dentro del índice la baja de la industria manufacturera (34,4%) y de comercio (30%) fue determinante en la suerte del EMAE. El menos golpeado fue intermediación financiera, que con una baja de 3,2% desaceleró la caída respecto a marzo.
Para mayo, con algunas actividades recuperando movimiento, las estimaciones privadas como al del Estudio Ferreres marcan un rebote de 9,2% contra abril y una baja interanual del 14,9%, lo que atenuaría el derrumbe. Sin embargo, con el endurecimiento de la fase actual de la cuarentena, que obligó a bajar nuevamente las persianas de muchos locales, se espera que la caída vuelva a profundizarse.
"Mantenemos la proyección de caída 12% para 2020", dice Fernando Marull de FMyA, la consultora que con un pronóstico del 25% de pérdida para abril se acercó más a la debacle.
Desde Empiria Consultores marcan que abril "sería el valle de la crisis. Estimamos que el trimestre evidencie una contracción en torno al 18% vs. el anterior".
"El escenario base de la fuertísima contracción que trajo la cuarentena es una recesión que ahora alcanzó los 30 meses de duración. El nivel de producto observado en abril fue igual al observado por primera vez en diciembre 2004", plantea Nadín Argañaraz, del IARAF. "El dato de abril, por ahora, se consolida como el piso de la recesión actual. Para comenzar una recuperación al salir de la cuarentena es clave solucionar el tema del canje de la deuda y que la recaudación se recupere junto con la actividad económica privada. En este último sentido, difícilmente haya recuperación en “V” y es esperable que recién en 2022 se logre recomponer el nivel de actividad previo a la pandemia".
Para la consultora LCG, "en los meses siguientes la actividad seguirá operando en niveles muy bajos, pero comenzará a repuntar debido a la reapertura de muchas actividades en la gran mayoría de las provincias. Si bien la decisión del gobierno de volver a la fase 1 en AMBA podría retrasar la reactivación económica, esperamos que abril haya sido el piso. Proyectamos una caída superior al 15% en el segundo trimestre".
La consultora plantea que "incluso en los escenarios más optimistas que uno pueda imaginar, la actividad se encamina a caer doble dígito, algo inédito sacando la crisis del 2002. La caída anual más grande en la historia desde que se tengan registros".