14/07/2020

Sirenas, afecto y emociones signaron el Día de los Bomberos Voluntarios

A las 17 de ayer, en todos los cuarteles del país sonaron las sirenas para recordar la fecha de estos servidores públicos, que suman más de 40.000 en Argentina. 


Sin la posibilidad de realizar festejos ni actos, los bomberos voluntarios correntinos tuvieron ayer una jornada de trabajo más, pero con unas redes sociales “estalladas de mensajes”, relató Bruno Lovinson, referente del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Paso de la Patria y uno de los responsables de las operaciones que conduce Defensa Civil en la provincia. 
“Por la cuarentena, no se puede hacer ningún evento social. Pero desde el comienzo del día recibimos muestras de afecto infinitas. En un año sin festejos, no lo esperábamos. Pero valoramos y agradecemos el reconocimiento de la gente, donaciones que concretaron a las instituciones y las llamadas y mensajes particulares a los integrantes. En Paso de la Patria nos visitaron también el intendente y algunos concejales”, relató.
Allí el cuerpo se conforma de unos 30 bomberos en el cuerpo activo, 22 cadetes en la escuela de menores y unos 6 aspirantes que están formándose para ser bomberos voluntarios. “Estamos muy felices de recibir tanto cariño, nos hacen sentir respetados y valorados”, enfatizó.

Compromiso para aprender

La capacitación constante fue el punto que Lovinson destacó como rasgo por el cual se caracterizan los bomberos voluntarios, que según dijo “dejaron de ser servidores públicos, para pasar a ser profesionales de su actividad”. Así, se forman y especializan en unos 20 diferentes tipos de acciones, desde el rescate vehicular (uno de los más requeridos), en altura, acuáticos o en espacio confinados, pasado por incendios rurales, forestales y estructurales, cada una con una formación específica.
En el último tiempo, afianzaron además el entrenamiento en socorrismo y en la manipulación de materiales peligrosos, relacionados con las necesidades de la pandemia. 

Récord de incendios

“Estamos en un año con muchísimos incendios rurales, sin lluvias en marzo y abril que es la temporada, y con una sequía que se podría extender hasta octubre. Tenemos una actividad intensa, con unas 475 intervenciones en lo que va del año, prevemos que llegaremos a las 900 durante 2020”, estimó Lovinson. Se trataría de unas 200 intervenciones más que años anteriores, con un promedio de dos llamados por día. “Es muchísimo. Requiere un gran esfuerzo físico y mucho compromiso”, destacó. Solo durante la semana pasada, fueron convocados para unas 10 intervenciones. “Es un desgaste muy fuerte para el personal, pero también cuidamos mucho la salud del bombero, es la prioridad”, sostuvo al final.
Convocados para incendios, inundaciones y la implementación de protocolos y control del aislamiento durante la cuarentena, los bomberos fueron reconocidos ayer por su ejemplo y entrega cotidiana en su labor. Gracias, y muchas felicidades, fue el mensaje general.